Print Friendly, PDF & Email
Amet Uzüncü y Ban Ki-moon (Foto UN)

Amet Uzüncü y Ban Ki-moon (Foto UN)

El Secretario General de la ONU felicitó a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

El Premio Nobel de la Paz 2013 otorgado a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) refuerza y legitima el trabajo de los organismos del sistema de Naciones Unidas

El Secretario General de la ONU  Ban Ki-moon, junto con felicitar este viernes  a la OPAK cuya sede se encuentra en La Haya, Holanda, recordó que “esta distinción coincide con el centenario del primer ataque químico y cuando se cumplen 50 días del abominable uso de armas químicas en Siria”.

Un peligro real y presente

“Lejos de ser una reliquia del pasado, las armas químicas siguen siendo un peligro real en el presente”, lamentó Ban.

También subrayó que este viernes el Consejo de Seguridad aprobará la primera misión conjunta de la OPAQ y la ONU en Siria, como resultado del trabajo llevado a cabo por la Misión de Investigación sobre el Uso de Armas Químicas en ese país.

Ban indicó que “Desde el campo de batalla a los laboratorios y las mesas de negociaciones, Naciones Unidas se siente honrada de trabajar codo a codo con la OPAQ para eliminar la amenaza que representa el arsenal químico para toda la humanidad”.

Agregó que “juntos debemos garantizar que la niebla de la guerra nunca más se componga de gas venenoso”.

Cooperación inédita

Al mismo tiempo, el Consejo de Seguridad aprobó el establecimiento de una misión conjunta de la ONU con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) para supervisar la destrucción del arsenal químico de Siria y sus instalaciones de producción.

Es la primera vez que las dos entidades establecen este tipo de cooperación.

En una carta al Secretario General, Ban Ki-moon, el Consejo apoyó el plan presentado por el Titular de la ONU para el despliegue de hasta 100 expertos de las Naciones Unidas y la OPAQ, en una operación para implementar la eliminación de esas armas antes del 30 de junio de 2014.

Ban dijo en un mensaje que estaba “muy contento” por la rápida respuesta del Consejo a su recomendación y señaló que ante el poco tiempo con que se cuenta, la ONU se compromete a actuar estrechamente con la OPAQ para hacer el trabajo.

A la espera del mandato

La destrucción física de las armas químicas, sus instalaciones y el material asociado es responsabilidad del Gobierno de Siria, ya que los expertos de la OPAQ y la ONU no tiene el mandato de llevar a cabo actividades concretas de destrucción.

Hasta la fecha ya se han verificado tres de los 20 sitios informados por las autoridades sirias.

Por otro lado, este viernes llegó a Damasco otro grupo de la OPAQ, elevando a 60 el número de personal de apoyo y de expertos del equipo de avanzada.

El miércoles, el Director General de la OPAQ, Ahmet Üzümcü, dijo que las primeras actividades de verificación deberán concluirse a finales de este mes y las instalaciones de producción deberán quedar inutilizadas para la misma fecha.

Swisslatin / UN News (12.10.2013)