Print Friendly, PDF & Email

Visitantes del espacio “Le Circle, en el Salón del libro de Ginebra. (foto Pierre Albouy /salondulivre.ch)

La Feria del Libro de Ginebra cerró sus puertas el domingo 29 de abril después de 5 días de intercambios y reuniones entre unos 1000 autores suizos e internacionales y un público cálido.

Dos horas antes del cierre, el pabellón de Palexpo,  mostraba una buena asistencia con 87,000 entradas. Es volver a un espectáculo que reunió a visitantes de todos los ámbitos de la vida.

En el corazón del capítulo 32 de esta feria, la emoción con la presencia de Shulem Deen y Helene Cooper, las estrellas Marc Levy, Agnes Martin-Lugand, Douglas Kennedy, Frédéric Beigbeder y Claudie Gallay que se reunió con sus fans, una impresionante multitud esperó para conocer a Joel Dicker el domingo por la tarde.

Un continente que burbujea con la primera conferencia del libro en África, El Premio Kourouma a Wilfried N’Sondé y mujeres poderosas siendo honrado, un joven que desafía todos los clichés, bebiendo de la literatura de adultos jóvenes y de un lector literario suizo dinámico con la actuación del trío Stand-by (Zoe).

Valais, invitado de honor, su escena dedicada a encuentros con autores y actores culturales, incluyendo Alain Bagnoud, Amelie Gyger, Rolf Hermann, Wilfried Meichtry, Jerome Meizoz Virgilio Pitteloud Abigail Seran, Celine Zufferey Slobodan déspota o Bernard Crettaz; su librería; su espacio dedicado al rodaje de la película “My life of Courgette” de Claude Barras; su tienda cultural detonante y su “boca a boca” dieron la bienvenida a un público conquistado.

Los diferentes momentos de reuniones con el público, en los 5 espacios del stand, permitieron reforzar el capital de simpatía que beneficia al Valais. Al final, durante 5 días, 100 autores y ponentes debatieron temas de hoy y el testimonio de una cultura rica y diversa del mañana “, dijo Jean-Pierre Pralong, director de Cultura Valais.

Los visitantes pudieron (re) descubrir una “manzana grande” vivaz y codiciosa, divertida y juguetona en el pabellón de Nueva York que no defraudo. Desde la actuación de Billy The Artist en la noche del viernes hasta el testimonio de Shulem Deen a través del encuentro entre Marc Levy y Frederic Beigbeder sin mencionar las demostraciones de danza urbana y graffiti, el público se embarcó durante 5 días en un viaje 100% “EE. UU.”

El 4° encuentro de la edición, pudo reunir este año una vez más, a un amplio espectro de profesionales del mundo de los libros suizos e internacionales en torno a intercambios, mesas redondas, cara a cara y talleres. En el Encuentro del libro en África (25 de abril) se estructuraron en torno al tema “Publicaciones en África en 2018: evoluciones, desafíos y perspectivas”.

El de la edición suiza et francofóna (26 de abril) trató el tema “Nacer, durar y crecer en el mundo del libro – Concentración, puesta en común de recursos e intercambio de conocimiento”.

En el espacio de Culturas Arabes, se llevaron a cabo algunos debates moderedados por la periodista Luisa Ballin,en torno a obras como “Le Manuscrit de Beyrouth” de Jabbour Douaihy o “A fish in Noa’s Arch” de Hani Abbas, en este último también participo el dibujante suizo Patrick Chapatte.

El espacio común de exponentes “Le Cercle”, (El Circulo) , estuvo presente la editorial y librería Albatros, con libros de autores iberoamericanos y la presencia de escritores latinoamericanos, que dedicaron sus obras.

El Premio del Público de la Feria del Libro de Ginebra fue entregado a Gaëlle Josse por su novela “Une longue impatience” (Negro sobre blanco) y el Premio Ahmadou Kourouma a Wilfried N’Sondé por “One Ocean, Two Seas, Three Continents” (Actes Sud)

Swisslatin / Hernán Dufey