Print Friendly, PDF & Email
inventor del penal

(foto FIFA)

El penal es la falta máxima del fútbol, considerada como la más dramática e injusta de todas las decisiones arbitrales. Es el tema favorito en las acaloradas discusiones en la materia, tanto de especialistas, como el común de los espectadores.

La FIFA en sus investigaciones que realiza sobre la historia del fútbol mundial se refiere a la regla del castigo máximo, el penal, que define muchas veces el resultado de una final mundial, entre llantos del jugador que lo falló y la alegría del que marcó el gol victorioso. Y la gloria del portero que lo atajó.

Pero pocos son los que recuerdan el origen de esta regla y más aún el nombre de su inventor, como es el caso de William McCrum, que fue portero del Milford Everton FC, un equipo de la liga irlandesa de fútbol, de 1890 a 1891.

Este “guardameta” no ha pasado a los anales de la historia futbolística por su particular habilidad bajo los tres palos sino, que por su invención del penal, como lo señala la FIFA.

Del tiro libre al penal

Antes de esta innovación del penal, sólo se concedía un tiro libre en el lugar de la falta, lo que muchas veces resultaba mucho más fácil de parar para el portero, que un lanzamiento desde los 11 metros.

¿Por qué fue precisamente un arquero quien tuvo la idea de ordenar ese curioso duelo cara a cara tras una falta en el área? Pregunta la FIFA.

Una forma de llamar la atención

“El arquero del Milford Everton propuso un castigo bastante más fuerte para una infracción cometida dentro del área grande. Al principio se rieron de él. El público de la época especuló que lo que el portero quería era sencillamente llamar más la atención”, dice la FIFA citando los artículos de los especialistas deportivos de la época, que analizaron la nueva idea.

Pero esos comentarios acabaron siendo desestimados como impertinentes conjeturas y los especialistas convinieron que al final no era una mala idea. El duelo concedía más emoción a un aburrido partido que amenazaba con terminar en un empate. El aquero rey!

En el reglamento oficial

El hecho fue que, al cabo de unas cuantas acaloradas discusiones, el 2 de junio de 1891, la regla propuesta por McCrum fue adoptada oficialmente por el reglamento de la Asociación británica de fútbol y luego por las instancias internacionales.

La FIFA rinde hoy un homenaje  “a este poco conocido irlandés” al que dice “debemos agradecer por esta norma tan influyente en el juego que tanto amamos”.

Cierto es que el penal ha pasado a ser decisivo en la historia del deporte rey, sobre todo porque es la regla que ofrece los momentos más dramáticos de un encuentro de fútbol, ya sea en un amistoso de barrio, una final de clubes o durante la eliminatoria  de un mundial.

Una lotería injusta

Es la regla que más lágrimas ha hecho derramar a la hinchada de todos los países, a los astros que alguna vez fallaron, a los porteros que han atajado un penal (lágrimas de alegría) y sin olvidar a los analistas, que juzgan una definición de un partido por esta norma, como una “verdadera lotería o una injusticia”.

El penal ha sido también la jugada que más literatura ha producido debido a las polémicas que ha generado el árbitro que la pitó, pero sobretodo por su efecto psicológico entre los encargados de ejecutarla, esencialmente por la angustia de un portero enfrentado a certero tirador de los 11 pasos.

Swisslatin / Aldu/ FIFA News  (28.10.2012)