Print Friendly, PDF & Email
Libros en braille (Foto Fundosa)

Libros en braille (Foto Fundosa)

Las ONG de no videntes solicitaban liberación de los derechos de autor, lo que no ha sido concedido.

Bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) se adoptó este jueves un tratado internacional que favorecerá el acceso a los libros para los cientos de millones de personas en todo el mundo que son ciegas, y tienen discapacidad visual o dificultades para acceder al texto impreso.

En particular permitirá el acceso al texto impreso en formatos como el Braille, letra grande y audiolibros, para lo cual exista cesión de los derechos de autor en el marco de la propiedad intelectual. Las ONG de ciegos solicitaban que el acceso fuera gratuito para las obras protegidas por derecho de autor.

Obras protegidas e intercambio fronterizo

Con el tratado, se podrá exigir a las Partes Contratantes que adopten disposiciones en las respectivas legislaciones nacionales que permitan la reproducción, la distribución y la puesta a disposición del público de obras publicadas en formato accesible, contemplando con ese fin limitaciones y excepciones a los derechos de los titulares de obras protegidas por derecho de autor.

También se prevé el intercambio transfronterizo de esas obras en formato accesible entre organizaciones que estén al servicio de las personas que son ciegas, que tienen discapacidad visual o padecen otras dificultades de acceso al texto impreso.

Armonización de las limitaciones y excepciones

El tratado armonizará las limitaciones y excepciones de modo que esas organizaciones puedan trabajar sin obstáculos fronterizos. La posibilidad de intercambiar obras en formato accesible se traducirá en una mayor disponibilidad general del número de obras por cuanto eliminará la duplicación y aumentará la eficacia.

Por ejemplo, en lugar de que haya cinco países que elaboren versiones en formato accesible de la misma obra, esos cinco países podrán, cada uno por su cuenta, producir otras obras en formato accesible que luego podrán poner a disposición de los demás países.

Garantías para los autores

El tratado tiene también por finalidad aportar garantías a los autores y los editores en el sentido de que las obras publicadas no se verán expuestas a un uso indebido o a la distribución a personas distintas de los beneficiarios previstos.

En el tratado se reitera el requisito de que el intercambio transfronterizo de obras elaboradas gracias a las limitaciones y excepciones previstas se limite a determinados casos especiales que no atenten a la explotación normal de la obra ni causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del titular de los derechos.

En virtud del tratado las partes se comprometen a incrementar la disponibilidad de obras publicadas lo antes posible; esa cooperación constituye un importante paso hacia el logro de ese objetivo.

En el mundo más de 314 millones de ciegos y personas con discapacidad visual, el 90% de ellos en países en desarrollo.

El tratado entrará en vigor una vez haya sido ratificado por 20 Estados miembros que estén de acuerdo en quedar vinculados por sus disposiciones.

Swisslatin (28.06.2013)