Print Friendly, PDF & Email
Consejo de los Derechos Humanos de la ONU (Foto UN)

Consejo de los Derechos Humanos  (Foto UN)

El Comité de los Derechos Humanos analiza informes de Chile, Venezuela y Jamaica.

La propagación de discursos de odio racial tanto en internet como en las redes sociales preocupa al Comité de Derechos Humanos de la ONU, que este lunes inició los exámenes de Chile y Venezuela, entre otros países.

Flavia Pansieri, la Alta Comisionada Adjunta de la ONU para los Derechos Humanos se refirió a este tema, como un “discurso de odio” que se oculta detrás del anonimato de las redes sociales e Internet, para denigrar a ciertas categorías de la población.

Un discurso de odio

Al intervenir en Ginebra en la reunión del Comité sobre la Eliminación de la Discriminación Racial, consideró que ese problema se basa en la falta de una definición universal de lo que constituye este “discurso de odio”, como califica las intervenciones racistas, homofóbicas y denigrantes en la red.

En este sentido, llamó al Comité a examinar y lograr medidas concretas para reducir la discriminación y los actos de barbarie perpetrados contra personas albinas.

“¿Dónde termina el derecho a la expresión que todos queremos respetar y dónde comienza la necesidad de sancionar y prevenir el discurso de odio?”, preguntó Pansieri.

El caso de los albinos en Africa

Entre los miles de ejemplos, se refirió al que afecta a Indicó a las personas con albinismo en Africa, que han sido desmembradas vivas y que ha habido secuestros en 15 países africanos por su color de piel y por ser considerados menos humanos que el resto de la población.

Esta discriminación afecta por igual a los pueblos indígenas de América Latina, a los afrodescendientes, a los gitanos en Europa, a las minorías étnicas y culturales, y no hay país que esté exento de este tipo de prácticas denigrantes, que ahora se masifican a través de Internet.

Chile y Venezuela

El Comité analizará en esta sesión los informes presentados por Chile, Venezuela, Jamaica, Suecia, Chad, Burkina Faso, Chipre y Belarús.

En lo que respecta a dos países sudamericanos, Chile y Venezuela, las principales críticas van a la forma en que los respectivos gobiernos abordan la discriminación racial y el odio, que muchas veces las redes sociales ayudan a profundizar, en particular cuando se trata de indígenas, afrodescendientes, homosexuales, o simplemente personas de bajos estratos sociales.

Swisslatin (14.08.2013)