Print Friendly, PDF & Email

Louisette Fanjamalala,trabajadora en Madagascar (foto OIT Noticias)

Louisette Fanjamalala, ha trabajado mucho durante toda su vida, sin embargo al igual que millones de trabajadores pobres en el mundo, ella apenas gana lo suficiente para sobrevivir.

Fanjamalala, de Madagascar, vive con cuatro adolescentes, dos hijos suyos y dos adoptados. Su hogar es una vivienda hacinada de una sola habitación, en Soavina, periferia de Antananarivo. Su esposo se fue hace algunos años.

Durante años, ella trabajó en fábricas de la confección, con contratos a corto plazo y un salario mensual de sólo 70.000 ariarys (alrededor de 20 dólares) en algunos casos y, en los mejores, de 300.000 ariarys (90 dólares aproximadamente). Esa cifra le alcanzaba apenas para alimentar su familia. Hoy día, la situación es aún peor.

“Es cada vez más difícil que me contraten porque me consideran demasiado vieja. Es una lástima, porque soy una mujer cualificada, trabajo con la misma rapidez y aún mejor que los trabajadores más jóvenes, Sin embargo, por lo general los departamentos de recursos humanos rechazan mi solicitud de empleo sin ni siquiera concederme una entrevista”, explicó suspirando.

Debido a que también fue víctima de violencia en el trabajo, Fanjamalala recientemente participó en un programa de la OIT gracias al cual adquirió nuevas competencias y se le proporcionó una máquina de coser. En la actualidad, gana algo de dinero cosiendo en su hogar para los vecinos. También confecciona vestidos y cortinas para vender en el mercado local. No obstante, llevar un plato de comida a la mesa de la familia sigue siendo un desafío constante.

“Desafortunadamente, la historia de Fanjamalala es muy común en Madagascar y en numerosos países en desarrollo”, explicó Christian Ntsay, Director de la Oficina de la OIT en Antananarivo. “Basta caminar por las calles de esta ciudad y hablar con las personas para comprender que las conclusiones del informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018” sobre empleo vulnerable y pobreza laboral son una realidad que enfrentan millones de personas”, declaró.

“Al igual que Louisette Fanjamalala, 93 por ciento de los trabajadores de Madagascar no tiene otra posibilidad que trabajar en la economía informal para sobrevivir”, agregó Christian Ntsay.

“La pobreza laboral sigue disminuyendo pero – así como para el empleo vulnerable  – los progresos se están estancando”, declaró Stefan Kühn, principal autor del informe de la OIT Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018.

“El empleo vulnerable afecta a tres de cada cuatro trabajadores en los países en desarrollo. Se calcula que alrededor de 1.400 millones de trabajadores estaban un empleo vulnerable en 2017. Cada año, deberían sumarse a esta cifra otras 17 millones de personas.”

En 2017, la pobreza laboral extrema seguía siendo generalizada, más de 300 millones de trabajadores en los países emergentes y en desarrollo vivían con un ingreso o consumo per cápita inferior a 1,90 dólares diarios.

Swisslatin / ILO news (13.02.2018)