Print Friendly, PDF & Email
Efectos de los bombardeos israelíes (Foto UN)

Efectos de los bombardeos israelíes (Foto UN)

Ban Ki-moon deplora la nueva escalada y urge al ejército a no causar más víctimas civiles. “No hay solución militar al conflicto”.

La nueva escalada militar terrestre del ejército israelí en la Franja de Gaza motivó una vez más al Secretario General de la ONU a hacer oír su voz, entre impotencia y falta de soluciones políticas, deplora la ofensiva y urge a no causar más víctimas civiles.

Ban Ki-moon lamenta que pese a sus exhortaciones y a las de muchos otros organismos internacionales y personalidades políticas del mundo, el “conflicto de por sí peligroso haya escalado aún más”, señaló.

El titular de la ONU reiteró que no puede haber una solución militar al conflicto y subrayó que esa afirmación es cierta tanto para Israel y Palestina como para Siria.

Agencias de la ONU entre dos fuegos

Por otro lado la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) condenó este jueves la ocultación de una veintena de cohetes en una escuela de Gaza. Ese centro, que en la actualidad no está en funcionamiento, está gestionado por esta agencia.

Unos trabajadores de la UNRWA encontraron el arsenal el miércoles durante una inspección rutinaria. Se desconoce quien escondió allí el armamento.

La UNRWA señaló que esa acción viola la legislación internacional humanitaria, que prohíbe utilizar infraestructura civil con fines militares. Las partes también deben respetar las instalaciones de la ONU.

También indicó que ese acto, el primero de esta naturaleza en Gaza, pone en peligro la vida de civiles y la misión de la UNRWA en ese territorio.  El armamento ha sido retirado de la escuela y se investiga el incidente.

Neutralidad e instalaciones destruidas

Esta agencia de la ONU reiteró su neutralidad y señaló que seguirán haciendo inspecciones rutinarias para garantizar que sus instalaciones se usen sólo con fines humanitarios.

Más de medio millar de viviendas han quedado destruidas en Gaza a causa de los bombardeos israelíes y 47 instalaciones suyas han resultado dañadas, señala UNRWA.

Unos 17.000 residentes en el norte de Gaza han abandonado sus hogares y se han refugiado en 20 centros escolares gestionados por esta agencia de la ONU, que ha declarado situación de emergencia en todo ese territorio palestino ocupado.

Centro de refugio

Esta agencia calcula que hasta 50.000 personas podrían acudir a sus instalaciones en busca de refugio ante la invasión israelí. Por el momento ha distribuido alimentos entre unas 16.000 personas y también ha suministrado más de 40.000 litros de diesel para asegurar la continuidad del servicio en centros médicos y en plantas de tratamiento de agua.

“La gente se refugia en instalaciones de UNRWA porque están identificadas como edificios de la ONU y se sienten algo más seguros allí. Pero, según la experiencia de 2008, algunos de esos edificios fueron objetivos y algunos de los acogidos allí resultaron heridos.”

“Reiteramos a los israelíes que tienen que respetar que esos locales son de la ONU y tienen sus coordenadas. La UNRWA mantiene un alto nivel de neutralidad y se asegura de que la gente dentro de ellos sean civiles que necesitan refugio”, señaló Sami Mshasha, portavoz de UNRWA

Por su parte el Comité Internacional de la Cruz Roja informó que los bombardeos israelíes están destrozando la infraestructura de suministro de agua en Gaza y que cientos de miles de residentes están sin abastecimiento. También escasea la electricidad.

Swisslatin (18.07.2014)