Print Friendly, PDF & Email
Plásticos letales para vida marina (foto UN)

Plásticos letales para vida marina (foto UN)

Informe del PNUMA evalúa en 13 mil millones de dólares al año el daño a los ecosistemas marinos provocado por la basura plástica.

El informe “La Valoración de los Plásticos” del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) manifiesta preocupación por el aumento de la amenaza que los plásticos representan para la vida marina, cuyo daño financiero mundial a los ecosistemas marinos estima en 13 mil millones de dólares al año.

El estudio revela que el coste de capital natural del uso de plástico en la industria de bienes de consumo es de 75 mil millones de dólares al año- calculado como el impacto negativo de la contaminación al ecosistema marino o la contaminación del aire causada por la quema de plásticos.

El informe señala que más del 30 por ciento del coste de capital natural se debe a las emisiones de la extracción de materias primas y procesamiento. Sin embargo, dice que la contaminación del entorno marino representa el mayor coste y que probablemente la cifra de 13 mil millones de dólares sea una estimación a la baja.

El viaje letal de los plásticos

Una gran cantidad de plásticos acaban en el océano en forma de basura, procedentes de vertederos mal gestionados, actividades turísticas y pesca. Algunos de estos materiales se hunden en el océano, mientras que otros flotan y pueden recorrer grandes distancias -debido a las corrientes marinas- contaminando litorales y acumulándose en zonas en el océano.

Existen multitud de informes sobre el daño medio ambiental causado por el desperdicio de plásticos: muerte o enfermedad de criaturas marinas por su ingestión, como tortugas;  delfines y ballenas atrapados, y daños a hábitats críticos como los arrecifes de coral.

También existe preocupación por la contaminación química, la expansión de especies invasivas a través de fragmentos de plásticos y el daño económico a las industrias de la pesca y el turismo en muchos países- equipamientos de pesca y contaminando playas, por ejemplo.

El peligro de los microplásticos

Desde 2011 ha crecido la preocupación acerca de los microplásticos (partículas de hasta 5 mm de diámetro, manufacturados o creados con fragmentos plásticos). Se ha visto que estos han sido ingeridos por organismos marinos incluyendo aves marinas, peces, mejillones, lombrices y zooplancton.

Un asunto emergente es el aumento directo del uso de microplásticos en productos de consumo como las ´microperlas´ en pastas de dientes, geles, limpiadores faciales, según el PNUMA. Estos microplásticos no suelen ser filtrados durante el tratamiento de aguas residuales pero son directamente expulsados en ríos, lagos y océanos.

Se han descubierto multitud de microplásticos en las comunidades de microbios del Atlántico del Norte. Esta “plásticoesfera” puede facilitar el transporte de múltiples microbios, patógenos y especies de algas. Los microplásticos también han sido identificados como una amenaza para organismos más grandes, como la ballena franca del norte, que está potencialmente expuesta por su alimentación.

Reducir, reciclar y rediseñar

Reducir, reciclar y rediseñar los productos que emplean plásticos pueden traer múltiples beneficios para la economía verde: reducir el daño económico a los ecosistemas marinos y a la industria del turismo y la pesca – vital para muchos países en desarrollo- además de suponer un ahorro y oportunidades para la innovación de compañías al mismo tiempo que se reducen riesgos reputacionales, subraya el informe del PNUMA.

Swisslatin (24.07.2014)