Print Friendly, PDF & Email
Niño abandonado (Unicef)

Niño abandonado (Unicef)

Caso único en América Latina: una generación perdida de niños y niñas en Guatemala.

El organismo de la ONU para la Infancia, UNICEF advierte sobre la generación perdida que amenaza en convertirse a miles de niños que esperan un mejor futuro en hogares infantiles temporales en ese país centroamericano. Se trata de infantes víctimas de la violencia, a la espera de justicia.

El organismo estima en 5.800 niños y niñas que se encuentran actualmente en hogares infantiles temporales en Guatemala, con poco o ningún acceso a sus familiares ni la posibilidad de recibir una atención alternativa. Muchos de ellos son víctimas de violencia y malos tratos, y se encuentran en una especie de limbo a la espera de la justicia.

Visita del director de UNICEF

El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, visitó recientemente Guatemala para enterarse en el terreno de esta situación única en América Latina y manifestó su preocupación por “esa generación perdida” y pidió al gobierno que adopte medidas urgentes.

“Todos los niños y niñas necesitan un cariño y una atención que sólo una familia puede dar, por muy buena y atenta que sea la institución. Y si bien es alentador ver señales de progreso en la nutrición y la protección, si no somos capaces de sostenerlo corremos el riesgo de perder una generación”. “No podemos dejar que la inmensidad de los problemas nos impida lograr progresos, ni dejar que el progreso nos lleve a mostrarnos demasiado complacientes. Tenemos que acelerar”, dijo.

Tribunales especiales

No todo el panorama es negro, el director de la UNICEF encontró señales alentadoras de progreso como la reciente creación de tribunales especiales para conocer de los casos de violencia y abuso contra los niños en las regiones de alta criminalidad.

También juzgó positivo los datos que indican que hay más niños que están dejando las instituciones para reunirse con sus familias. Existe un mayor acuerdo para resolver los casos de adopción con objetivos claros, y evitar que los niños sean institucionalizados.

Combatir la desnutrición

Durante su visita a Totonicapán, fuera de la ciudad de Guatemala, Lake fue testigo de los esfuerzos para combatir la desnutrición a nivel comunitario. A pesar de ser un país de ingresos medios, Guatemala es el sexto lugar en el mundo donde los índices de desnutrición son más elevados, ya que un 49% de los niños y niñas menores de 5 años sufren desnutrición crónica o retraso del crecimiento.

“La comida por sí sola no es garantía de estar bien alimentado”, dijo Lake, quien también es presidente de Scaling-Up-Nutrition, Movimiento SUN. “La buena nutrición es la base del progreso. Medidas simples y rentables como la lactancia materna, los micronutrientes y el lavado de manos pueden liberar el potencial de los niños y niñas para aprender y ganar, y contribuir al éxito de una nación”.

Swisslatin (02.04.2013)