>
>
Migrantes escapados de la guerra (UN)

Migrantes escapados de la guerra (UN)

Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos de los migrantes pide a la Unión Europea cambio de política.

No es la primavera vez que un estamento de Naciones Unidas critica la ineficiente política de gestión migratoria de la Unión Europea, el nuevo llamado del Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos de los migrantes, François Crépeau, se suma al de otras agencias internacionales que piden medidas coherentes y solidarias.

El Relator urgió a los países europeos a incrementar las medidas que favorezcan la movilidad a través de sus fronteras y en sus territorios, y a invertir en medidas que faciliten la integración.

También pidió a los países de la Unión Europea (UE) que establezcan políticas que favorezcan las movilidad de esas personas, en lugar de cerrar fronteras o implantar medidas que impiden o restringen su llegada, a menudo escapando de zonas de conflicto.

No a las barreras



Crépeau señaló en un comunicado que “poner barreras, usar gases lacrimógenos contra los migrantes o solicitantes de asilo, detenerlos, restringir su acceso a albergues, alimentos o agua y usar un lenguaje amenazador o de odio no va a frenar a los migrantes de venir o tratar de llegar a Europa”.

También abogó por la concesión de permisos que permitan a los migrantes acceder al mercado regulado de trabajo, y a incentivar el regreso a sus países si no logran un empleo.

Sancionar a los que explotan a los migrantes

François Crépeau añadió que esas medidas deben ir apoyadas con otras que sancionen a empleadores que explotan a los migrantes en situación irregular y en sectores como la construcción, la agricultura o los servicios. Todo ello, contribuiría a reducir más el control de los traficantes y patronos que abusan.

También consideró urgente que los países europeos creen un programa de reasentamiento para refugiados, que pueda ofrecer protección para unos dos millones de personas en los próximos cinco años.

No hacer oídos sordos

El Relator de la ONU consideró positivos los pasos que ha dado la Unión Europea para rescatar en el Mediterráneo a migrantes y personas que tratan de llegar a Europa en condiciones muy precarias.

“Sin embargo, rescatar personas que llegan por mar y después hacer oídos sordos a su sufrimiento, dejándolos vulnerables a violaciones de los derechos humanos es irresponsable”, recalcó Crépeau.

Víctimas deguerras, conflictos y persecución

Cabe recordar que la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) precisó la semana pasada que la mayoría de las 137.000 personas que cruzaron el Mar Mediterráneo hacia Europa en los primeros seis meses de 2015, estaban huyendo de guerras, conflictos y persecución.

Esto hace de que se trata de una crisis principalmente de refugiados. Una tercera parte de los hombres, mujeres y niños que desembarcaron en Italia o Grecia provenían de Siria, y en segundo y tercer lugar, de Afganistán y Eritrea.

ACNUR indicó que las características de la situación en esas naciones los califica para el estado de refugiado u otra forma de protección. El Alto Comisionado de esa agencia, António Guterres
Guterres indicó que Europa tiene una clara responsabilidad de ayudar a quienes buscan protección, negarles eso representa una amenaza a las bases del sistema humanitario que los europeos lucharon para construir.

Swisslatin / UN News (28.08.2015)


>