Print Friendly, PDF & Email
Formas de escapar a la ola de calor (D.A)

Formas de escapar a la ola de calor (D.A)

No hay señales que indiquen que la ola temprana de calor que afecta a Europa terminará pronto, dice la OMM.

Los expertos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtieron hoy que no hay señales que indiquen que la ola temprana de calor que afecta a Europa terminará pronto, aunque descartaron que en esta ocasión cause decesos en la población como ha ocurrido en el pasado.

Según los pronósticos, los países europeos alcanzarán temperaturas extremadamente altas en los próximos días, explicó la portavoz en Ginebra de la OMM, Clare Nullis.

Oleadas más intensas y frecuentes

Nullis dijo que si bien es prematuro aún atribuir esta ola al cambio climático, los escenarios proyectados tras estudiar ese fenómeno prevén que este tipo de oleadas sean más intensas, frecuentes y largas.

Agregó que este año Europa está mejor preparada y ha implementado planes de contingencia que no existían por ejemplo en 2003, cuando una ola de calor provocó la muerte de unas 70.000 personas.

“Europa tiene muy buenos sistemas de alerta temprana sobre cómo cuidar la salud en las temperaturas altas, está preparada para garantizar que esta ola de calor no cause tantas víctimas como la anterior”,  agregó.

En otras regiones del mundo

Según la OMM, la ola podría desplazarse hacia el este, lo que afectaría especialmente a Turquía y Grecia.

Las olas de calor han afectado este año también a otras regiones del planeta, como el norte de África y Pakistán e India, donde ocasionaron recientemente más de mil muertes.

Alerta temprana

Por su parte la Organización Mundial de la Salud (OMS) está emitiendo alertas con regularidad, y en conjunto con la Organización Meteorológica Mundial (OMM) han publicado un nuevo manual que provee una guía a los gobiernos para abordar los riesgos de la salud que plantean estas situaciones.

“Las olas de calor son un fenómeno natural peligroso que cada vez requiere más atención”, señalaron los organismos en un comunicado conjunto. Si bien no tienen el carácter espectacular ni la violencia repentina de otras amenazas, como los ciclones tropicales o las inundaciones repentinas, sus repercusiones pueden ser graves, alertaron.

Según cifras de la ONU, las olas de calor se han vuelto cada vez más frecuentes en los últimos 50 años. A causa del cambio climático, su frecuencia, intensidad y alcance podrían aumentar a corto plazo.

Impacto en la salud

El calor excesivo puede causar desde deshidratación, insolación y mareo a problemas cardiovasculares y trombosis. Pero además del impacto en la salud, las olas de calor también ejercen mayor presión sobre las infraestructuras de energía, agua y transporte.

Los riesgos se pueden reducir mediante este sistema de alerta temprana, aseguran la OMM y la OMS. Esa información puede ser utilizada por las autoridades, los servicios de salud y el público para actuar de manera oportuna.

Swisslatin / UN News (04.06.2015)