Print Friendly, PDF & Email
Teléfonos móviles y alfabetización (ITU)

Teléfonos móviles y alfabetización (ITU)

Estudio de la UNESCO revela que donde no existen libros los teléfonos móviles sirven para alfabetizar.

Las nuevas tecnologías móviles ya no asustan a los adultos y muchos de ellos las utilizan para aprender a leer, como sostiene un informe de la UNESCO, que explica que pueden contribuir a facilitar la lectura y a promover la alfabetización.

El estudio destaca que cientos de miles de personas utilizan en la actualidad la tecnología móvil para acceder a textos y señala que en países donde el analfabetismo es alto y la disponibilidad de libros impresos es escasa, mucha gente los lee en pequeños aparatos rudimentarios con pantallas.

Una alternativa a la escasez de libros

En el mundo hay en la actualidad 774 millones de analfabetos, entre ellos 123 millones de jóvenes. La mayoría de las personas en el África subsahariana no poseen un solo libro, y las escuelas de la región raramente ofrecen libros de textos a sus alumnos.

Sin embargo, el informe indica que donde escasean los libros, se incrementa la tecnología móvil, incluso en áreas de extrema pobreza.

Mejorar los contenidos de lectura

El informe de la UNESCO recomienda a los gobiernos y organizaciones de los países en desarrollo que mejoren la diversidad de los contenidos de lectura para atraer a grupos específicos como maestros y padres.

Es necesario capacitar a los maestros y los productores de contenidos para que transformen los móviles en un vehículo hacia materiales de lectura.

Al mismo tiempo se pide a los gobiernos y empresas que reduzcan los costos y las barreras para que los países pobres accedan a los avances tecnológicos.

El libro en plena mutación

Pero la UNESCO no olvida el papel que siempre han desempeñados los libros en la adquisición de conocimientos y de la cultura. Irina Bokova, su Directora General  señaló con ocasión del Día Internacional del Libro y del Derecho de autor, que el libro “no es inmune a un mundo cambiante”.

La aparición de los formatos digitales y de la transición hacia las licencias abiertas para el intercambio de conocimientos “supone mayor incertidumbre, pero también nuevas oportunidades, en particular para los modelos empresariales innovadores en el mundo editorial”, dijo.

Interrogantes sobre la definición del libro

Este cambio está planteando profundos interrogantes sobre la definición del libro y el significado de la autoría en la era digital,” resaltó la titular de la UNESCO.

Recordó también la defensa que hace esta institución de la creatividad, la diversidad y la igualdad de acceso al conocimiento y a los recursos educativos, así como a promover la alfabetización.

En conclusión, la era digital obliga a plantear nuevos conceptos culturales utilizando tecnologías que deben ser adaptadas a cada realidad.

Swisslatin (24.04.2014)