>
>
Pocas opciones laborales para las mujeres (UN)

Pocas opciones laborales para las mujeres (UN)

Un estudio de la OIT aporta una nueva perspectiva sobre las mujeres jóvenes que enfrentan el mercado de trabajo.

Un nuevo informe de la OIT, basado en el análisis de encuestas sobre la transición de la escuela al trabajo (ETET) en más de 30 países en desarrollo, concluye que ser joven y mujer todavía constituye un doble desafío para la generación actual de mujeres jóvenes que buscan un empleo decente.

Los resultados del estudio revelan que los jóvenes tienen que superar mayores obstáculos para entrar en el mercado de trabajo de los que sugieren las cifras sobre desempleo publicados. Y las mujeres jóvenes están más expuestas a la discriminación cuando intentan acceder a los mercados laborales.

Un número demasiado elevado de mujeres, cualquiera sea su nivel de instrucción, siguen excluidas de la posibilidad de ganarse la vida.

Estadísticas alarmantes

El informe  « Joven y mujer: ¿un doble desafío? Análisis de género de la transición de la escuela al trabajo en 32 países en desarrollo » , estudió las poblaciones de jóvenes entre 15 y 29 años en 32 países en desarrollo.

Las estadísticas muestran que 76 por ciento de los jóvenes inactivos (es decir, no traban ni están buscando empleo) y no reciben enseñanza formal, son mujeres. El porcentaje de mujeres jóvenes que no trabajan, ni estudian ni reciben formación (NiNi) es de 30 por ciento, el doble que el de los hombres.

Desfavorecidas en el mercado laboral

Estas mujeres jóvenes están desfavorecidas en el mercado laboral, como muestran con claridad las principales estadísticas del informe: tasas de desempleo más altas (en 2014, 13,6%  frente a 12,6 % total), diferencias de remuneración persistentes (los hombres jóvenes ganaban entre 1 y 36% más en todos los sectores y profesiones).

También registran una proporción más alta de empleo informal (75% de las trabajadoras entre 15 y 29 años en comparación con 73,6 %  de los trabajadores del mismo grupo de edad) y un transición de la escuela al trabajo más larga.

Falta de empleos cualificados

Además, cuando las economías no crean un número suficiente de empleos cualificados para todos los que buscan trabajo, son las mujeres jóvenes las más desfavorecidas. En los países de bajos ingresos encuestados, la diferencia de género (mujeres-hombres) en la tasa de desempleo juvenil entre los egresados de la universidad era de 12 puntos porcentuales comparado con sólo 3 puntos porcentuales para los jóvenes con un nivel de educación primaria.

La falta de acceso a los recursos, los matrimonios y las maternidades precoces y el trabajo no reconocido ni remunerado son algunas de las causas. Según el informe, a nivel mundial, 21% de las mujeres jóvenes atribuyen su inactividad económica a las responsabilidades familiares y domésticas.

Para los hombres, la cifra de 4%. De las mujeres que se encuentran fuera del mercado laboral, 72 % expresa su deseo de trabajar en el futuro. Sin embargo, el informe constata que la mayoría de las mujeres jóvenes que abandonaron el mercado laboral por motivos familiares (para tener hijos o ocuparse de las tareas del hogar) seguían inactivas al momento de la encuesta. Los hombres jóvenes tienen muchas más probabilidades de reincorporarse al mercado laboral.

Algunas ideas

El informe propone ideas sobre cómo superar algunas de las limitaciones específicamente femeninas en los programas de empleo juvenil, desde abordar la desigualdad en la distribución de las responsabilidades familiares, a superar la discriminación en la contratación y en las condiciones de trabajo hasta la segregación profesional.

Intensificar las intervenciones dirigidas a encaminar a las mujeres jóvenes en el camino de un futuro mejor es una responsabilidad compartida por todas las partes interesadas, los sectores público y privado, los actores del desarrollo local y las familias.

Swisslatin / ILO News (10.02.2016)


>