Print Friendly, PDF & Email
Inundaciones en Haití (UN)

Inundaciones en Haití (UN)

El impacto del cambio climático afecta esencialmente a las personas más pobres del mundo.

El cambio climático afecta todo el mundo, pero en particular a la población más pobre, según confirma un nuevo informe de Naciones Unidas, “Estudio Económico y Social Mundial”, dado a conocer esta semana.

El documento subraya el gran impacto que tiene el cambio climático en la población más pobre y vulnerable, principalmente porque las inequidades aumentan el riesgo a las amenazas de ese fenómeno.

En el estudio se insiste en que los gobiernos pueden desempeñar un papel fundamental en la reducción de esos riesgos abordando las causas de esas desigualdades y construyendo resiliencia contra los fenómenos extremos.

Pobres y víctimas

Lenni Montiel, subsecretario general en la División de Política Social y Desarrollo del Departamento para esos asuntos en Naciones Unidas, presentó el estudio en una conferencia de prensa en la sede de la ONU.

“Los grupos más pobres están sujetos a los más grandes impactos de los efectos del cambio climático. Sin duda los pequeños campesinos, sin duda las mujeres, las personas adultas, los niños que viven en áreas de especial fragilidad”, explicó.

Según datos del informe, en los últimos 20 años, 4,2 millones de personas fueron afectadas por desastres. Además, los países de ingresos bajos sufren grandes pérdidas en sus economías a causa de desastres, estimadas en un 5% del PIB.

Peligro de zonas costeras

También subraya que las familias que viven en la pobreza ocupan las tierras menos deseadas, proclives a deslizamientos de lodo, periodos anormales de calor extremo, contaminación del agua e inundaciones. El cambio climático tiene el potencial de empeorar esa situación.

Por otra parte, cita datos del año 2000 que apuntan a que el 11% de la población mundial vive en zonas costeras poco elevadas. Muchos de ellos son pobres y se ven obligados a vivir en esos terrenos inundables porque no tienen recursos para ubicarse en zonas más seguras.

Otro punto interesante del documento señala que en muchos países del sudeste asiático y de América Latina y el Caribe, muchas personas no tienen otra opción más que construir sus viviendas en laderas precarias.

Swisslatin / UN News (6.10.2016)