Print Friendly, PDF & Email
Colonia de medusas (Foto LDD)

Colonia de medusas (Foto LDD)

Estudio de la FAO aboga por establecer límites para favorecer una pesca sostenible.

El rápido aumento del número de medusas puede ser una de las causas del descenso de las poblaciones de peces observado en el Mediterráneo y el Mar Negro, según advierte un nuevo informe publicado por la FAO.

La sobrepesca, que elimina a los principales depredadores marinos, es uno de los factores detrás de la proliferación de medusas,  cuya presencia ha aumentado de forma repentina, sostiene informe de la FAO (ver enlace al final del artículo).

Un círculo vicioso

Puede producirse un “círculo vicioso” en el que un gran número de medusas se alimentan de larvas de peces y juveniles, y “reducen aún más la capacidad de recuperación de las poblaciones de peces ya afectadas por la pesca excesiva”, indica el informe de la Comisión General de Pesca para el Mediterráneo, entidad que pertenece a la FAO.

Normalmente, tan sólo se toma en cuenta el impacto de las actividades pesqueras humanas para establecer los límites de la pesca sostenible, según la FAO. Pero las medusas pueden tener también gran impacto sobre los huevos y larvas de peces, ya sea directamente o por competir por las mismas fuentes de alimento. De este modo, deben tenerse en cuenta en cualquier enfoque ecosistémico de la gestión pesquera.

Impacto arrollador

El grave impacto que pueden tener las medusas sobre las poblaciones de peces se demostró en la década de 1980 cuando la Mnemiopsis leidyi, una especie de medusa que reside normalmente en el Atlántico, fue introducida accidentalmente en el mar Negro y tuvo un impacto “arrollador” en las poblaciones de peces que pesca, que resultaron muy afectadas.

El problema solamente se resolvió tras la llegada al Mar Negro de otra especie invasora, Beroe ovate, que se alimenta de Mnemiopsis.

En el Adriático también se observó hace 20-30 años un fuerte descenso de las poblaciones de peces, con la llegada de oleadas sucesivas de Pelagia noctiluca, medusas de color malva y de picadura muy dolorosa. El efecto combinado de depredación causada por la Pelagia, por una parte, junto a la sobrepesca humana, jugó un papel importante en la reducción de peces adultos en edad reproductiva “a un umbral que dificultó la recuperación de las poblaciones de peces”.

Un océano de medusas

Las medusas son ya obstinadamente abundantes en casi todos los océanos del mundo, lo que lleva a algunos expertos a hablar de “un cambio de régimen global, de un océano de peces a otro de medusas”, en el que estas últimas habrían sustituido a los peces.

Aunque las razones de este fenómeno no se conocen por completo, podrían incluirse, además de la sobrepesca, el calentamiento global, que incrementa las especies que prosperan en latitudes tropicales, la eutrofización, que hace aumentar los nutrientes en el agua, y el uso generalizado de diques para evitar la erosión costera y la gran cantidad de puertos turísticos, que constituyen un hábitat ideal para las medusas que pasan por una etapa de pólipos en sus primeros años de vida.

Ver informe completo: Estudio de la proliferación de medusas en el Mediterráneo y el mar Negro.

Swisslatin (02.06.2013)