Print Friendly, PDF & Email
Joven madre trabajadora agrícola (F.WB)

Joven madre trabajadora agrícola (F.WB)

Según estudio de la OIT esa medida es percibida como una carga económica para las pequeñas y medianas empresas (PYME).

La protección de la maternidad y las medidas de conciliación entre la vida laboral y familiar pueden tener repercusiones positivas para las pequeñas y medianas empresas, afirma la especialista de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Laura Addati.

Pero, aún esta medida es percibida como una carga económica que coloca a las empresas en una situación de desventaja competitiva, sobre todo las pequeñas y medianas empresas (PYME).

Existen motivos para esto. Un informe de la OIT “La maternidad y la paternidad en el trabajo”, muestra que de los 185 países estudiados, 25%  todavía tienen leyes que imponen el pago de las prestaciones pecuniarias por maternidad exclusivamente por cuenta del empleador. En otro 16 % de los países, los empleadores comparten parte del costo de las prestaciones por maternidad.

Beneficios para ambos

En algunos países, las leyes eximen a las PYME de la aplicación de los derechos de protección de la maternidad. Esto se basa en la suposición que no podrán pagarlas.

La percepción que la maternidad es costosa para las empresas es reforzada también por la convicción cultural que los “trabajadores ideales” están disponibles para trabajar 24/7, y que la dedicación al trabajo de las mujeres disminuye cuando están embarazadas o son madres.

Una nueva investigación de la OIT sugiere que la protección de la maternidad no sólo es posible para las PYME, sino que de hecho puede aportar beneficios para las empresas y para la sociedad en general. Esto es importante porque las mujeres constituyen una gran proporción de los empleados de las PYME, sobre todo en el sector de los servicios.

Los beneficios de la protección de la maternidad son múltiples y están aún más acentuados en las empresas que cuentan con un número pequeño de empleados.

Por ejemplo, con una protección de la maternidad adecuada y medidas que concilien la vida laboral y familiar, es más probable que los miembros del personal de estas empresas permanezcan en la misma empresa, lo cual significa un ahorro en los costos de contratación. El absentismo también disminuye cuando los empleadores se sienten más comprometidos y motivados.

Nuevas políticas

Pero, según la OIT, para que la maternidad y la paternidad se conviertan en “un hecho normal en la vida de las empresas” se necesitan nuevas políticas que tomen en cuenta las características y necesidades específicas de las PYME. En particular, estas disposiciones deberían incluir leyes y políticas nacionales dirigidas a la protección de la maternidad y conciliar la vida laboral y familiar con un costo mínimo, o ninguno, para los empleadores, junto a medidas de apoyo específicas.

Es fundamental que la licencia por maternidad sea financiada por el seguro social obligatorio o con fondos públicos.  Los gobiernos podrían además ayudar a las PYME a hacer frente a los costos indirectos simplificando los procedimientos administrativos o prestando apoyo para gestionar una potencial falta de liquidez cuando el Estado o el seguro social retrasan el reclamo de los beneficios.

Las medidas de apoyo pueden incluir: la comunicación a los empleadores de la información sobre las disposiciones legales y cómo cumplirlas, junto al asesoramiento práctico sobre el procedimiento para sustituir empleados en licencia parental y gestionar su regreso al trabajo; y prácticas de trabajo innovadoras entre los nuevos padres y sus equipos de trabajo.

Swisslatin / ILO News (20.10.2014)