Print Friendly, PDF & Email
Mujer embarazada en el trabajo (Foto UN)

Mujer embarazada en el trabajo (Foto UN)

La OIT publica informe sobre protección de las madres y sus derechos como licencias, y pausas necesarias para amamantar.

En muchos países, el 11 de mayo se celebra el Día de la Madre; para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la protección de la maternidad en el trabajo sería el mejor regalo que puedan recibir.

El organismo dará a conocer esta semana su informe sobre la protección de la maternidad, que trata sobre licencias, normas de seguridad, protección contra la discriminación y otros derechos, como las pausas necesarias para amamantar.

La mayoría de los países han adoptado disposiciones relativas a la maternidad en el trabajo, pero es necesario avanzar aún más dice la OIT cuyo estudio constata que la falta de protección sigue siendo un gran desafío.

Obligadas a retomar el trabajo

“Países en todo el mundo han adoptado leyes y políticas dirigidas a promover la protección de la maternidad y conciliar la vida familiar y profesional. Aún cuando los países proporcionan esta protección, las mujeres están obligadas a regresar al trabajo cuando no están listas para hacerlo”, señala Laura Addati coautora del informe.

Addati es especialista en protección de la maternidad y de conciliación entre la vida familiar y profesional del Servicio de género, igualdad y diversidad de la OIT y su estudio compara las legislaciones de varios países con las normas más recientes adoptadas por el organismo internacional.

Igualdad de género

Tanto en las economías en desarrollo como en las desarrolladas, la protección de la maternidad es un derecho fundamental consagrado en los principales tratados sobre derechos humanos. La protección de la maternidad está al centro de la igualdad de género.

“La igualdad de género beneficia a todos en la sociedad. Para lograr la igualdad de género es necesaria la protección de la maternidad. Por ejemplo, en lo que se refiere a las licencias, a las normas de seguridad, a la protección contra la discriminación y a las pausas necesarias para amamantar. También es muy importante conceder prestaciones de paternidad, de cuidado de los niños y otras políticas relativas a la conciliación entre la vida familiar y profesional”.

Avance del informe

El informe que se dará a conocer esta semana destaca que entre los 185 países y territorios estudiados el 53 por ciento (98 países) cumple con la norma de la OIT de la licencia de 14 semanas como mínimo.

42 países cumplen o superan la licencia propuesta de 18 semanas;  60 países conceden una licencia de entre 12 y 13 semanas,inferior a la duración prevista en el Convenio núm. 183, pero en consonancia con los Convenios anteriores. Solo el 15 por ciento (27 países) concede menos de 12 semanas.

Las duraciones obligatorias promedio más prolongadas de la licencia de maternidad se registran en Europa Oriental y Asia Central (casi 27 semanas), y en las Economías Desarrolladas (21 semanas).  La media regional más breve tiene lugar en Oriente Medio (9,2 semanas).

Los datos sobre las tendencias desde 1994 hasta 2013 indican que ningún país ha reducido la duración obligatoria de la licencia de maternidad. En 1994, el 38 por ciento de los países concedía al menos 14 semanas. De este mismo conjunto de países, en 2013, el porcentaje que lo hacía era del 51 por ciento.

La OIT urge a los gobiernos a implementar políticas que garanticen la protección de la maternidad de manera que todos puedan beneficiarse.

Swisslatin (11.05.2014)