Print Friendly, PDF & Email
Inundaciones causadas por el Niño (OMM)

Inundaciones causadas por el Niño (OMM)

Preocupación por la intensidad de ese fenómeno que está afectando actualmente a algunas regiones.

Ante el impacto que está desatando el fenómeno El Niño, la ONU llamó a los Estados miembros a elaborar estrategias nacionales y regionales para afrontar el impacto socioeconómico y ambiental del fenómeno El Niño.

El organismo sugirió que esos planes incluyan sistemas de alerta temprana y medidas de prevención, mitigación y reparación de los daños sufridos.

La Asamblea General adoptó una resolución motivada por la preocupación por la intensidad de ese fenómeno que está afectando actualmente a algunas regiones, además de los pronósticos de que continuará con su fuerte evolución en 2016.

Apoyo financiero

La Asamblea General señaló particular inquietud por el impacto que podría tener en los países en desarrollo. La resolución también exhorta a la comunidad internacional a prestar apoyo financiero y técnico a los que se vean afectados por El Niño.

Las últimas previsiones indican que hay un 100 % de probabilidades de que el fenómeno, que se encuentra activo desde el pasado marzo, continuará en diciembre y probablemente persista hasta principios de 2016.

Los informes dan cuenta de que esa situación climática experimentará una máxima intensidad de tres meses en los periodos de octubre a diciembre de 2015, y posteriormente de diciembre a febrero de 2016, situándolo entre los episodios de El Niño más fuertes registrados desde 1950.

Pérdidas en Centroamérica

Unos 2,3 millones de personas en América Central necesitarán asistencia alimentaria debido a la pérdida de cosechas causadas por la sequía extrema que ha ocasionado el fenómeno meteorológico El Niño, según estimaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Los afectados son principalmente agricultores de subsistencia, jornaleros y sus familias.

El Director Regional para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto, dijo que se precisan 75 millones de dólares para asistir a los afectados por la inseguridad alimentaria y que los recursos actuales se están agotando.

“A petición de los gobiernos, el PMA asistió a más de 200.000 personas en El Salvador, Guatemala y Honduras el año pasado. Desafortunadamente, otro período de sequía en 2015, esta vez agravado por El Niño, ha causado más pérdidas significativas durante el primer ciclo de cultivo”, añadió Barreto.

Pequeños agricultores afectados

El Director Regional del PMA consideró que este hecho ha golpeado a los pequeños agricultores y sus familias que luchan para recuperarse de la sequía del año anterior y el número de personas que necesiten ayuda puede incrementarse pronto.

Durante los últimos dos años, una sequía prolongada y el retraso de las lluvias impidieron la siembra a muchos agricultores de subsistencia causando pérdida de cultivos en el Corredor Seco de América Central que se extiende desde Guatemala a Nicaragua.

Swisslatin / UN News (25.12.2015)