Print Friendly, PDF & Email

Joven refugiado rohingya y su sobrina en el campamento de Kutupalong en Bangladesh. (foto: ACNUR / Andrew McConnell)

El mundo ha retrocedido en aspectos fundamentales declaró el Secretario General, que llamó a la unidad de la comunidad internacional. Repasemos algunos de los eventos más destacados del año que se acaba.

En Myanmar, la violencia y los abusos contra la minoría musulmana rohingya han provocado una de las mayores crisis de refugiados del mundo. Más de 600.000 rohingyas han huido a Bangladesh, un país con una frágil infraestructura que se ha visto desbordado. La ONU ha aumentado la respuesta de emergencia y ha pedido a Myanmar que cese la violencia contra este grupo de población.

“Como Myanmar deniega el acceso a los inspectores de derechos humanos, la situación actual todavía no puede ser completamente evaluada, pero la situación parece un “ejemplo de libro” de limpieza étnica”, dijo Zeid Ra’ad Al Hussein, el Alto Comisionado para los derechos humanos.

En Yemen, el conflicto ha puesto a 8 millones y medio de personas al borde de la hambruna. Los sistemas de agua y saneamiento han sido intencionadamente bombardeados, provocando una de las más graves epidemias de cólera que el mundo ha conocido. La ONU ha enviado ayuda de emergencia y pidió reiteradamente el levantamiento del bloqueo al país.

“No será como la hambruna que costó la vida a 250.000 personas en Somalia en 2011. Será la mayor hambruna que el mundo ha visto en muchas décadas, con millones de víctimas”, dijo Mark Lowcock, el responsable de la ayuda humanitaria de la ONU.

Además de Yemen, Sudán del Sur, Somalia y Nigeria viven hambrunas fruto de conflictos enquistados y exacerbados por las sequías y el cambio climático.

En Siria, la guerra dura ya más de 6 años. Al menos 250.000 personas han muerto y 5 millones han tenido que huir de sus hogares. Mientras algunos lograban regresar a Aleppo, en Guta oriental miles de personas siguen sitiadas.

Una investigación de la ONU ha confirmado que el gobierno sirio y el ISIS usaron armas químicas contra la población, los cese al fuego temporales se han roto, pero el enviado especial de la ONU sigue trabajando incansablemente por llevar a las partes enfrentadas a la mesa de negociación.

También prosiguen los esfuerzos diplomáticos para frenar la crisis con Corea del Norte.

“Es hora de restablecer y fortalecer inmediatamente los canales de comunicación, incluyendo los canales intercoreanos y militares. Es crítico reducir el riesgo de errores de cálculo y malentendidos y rebajar las tensiones en la región”, afirmó Antonio Guterres.

El Consejo de Seguridad ha reforzado las sanciones y un alto cargo de la ONU se reunió con funcionarios del gobierno en Pyonyang.

En julio, 122 países firmaron el primer tratado que prohíbe por completo las armas nucleares.

• En el peor ataque contra tropas de la ONU en 25 años, 14 cascos azules tanzanos fallecieron en la República Democrática del Congo.

“Es una muestra más de los enormes sacrificios que hacen los países que contribuyen con tropas al servicio de la paz en el mundo”, dijo el Secretario General.

De África subsahariana llegan la mayoría de las personas que intentan cruzar el Mediterráneo. Más de 100.000 lo lograron en 2017, pero más de 3.000 se ahogaron en el intento.

Más de un millón de personas esperan para cruzar en Libia, atrapados en un ciclo sin fin de abusos, explotación e incluso venta de esclavos.

“El sufrimiento de los migrantes en Libia es una ofensa a la conciencia de la humanidad”, dijo el Alto Comisionado de los Derechos Humanos, que envió una misión a los centros de detención del país.

En la Haya, tras más de 24 años, el Tribunal para la Antigua Yugoslavia completó su trabajo. Fue la primera corte para juzgar crímenes de guerra establecida por la ONU y ha sentado a más de 160 personas en el banquillo. El ex comandante de las tropas serbias, Ratko Mladic, fue condenado a cadena perpetua.

En la conferencia sobre el clima de Bonn, la ONU pidió que se acelere la implementación del Acuerdo de París. Los científicos afirman que el cambio climático ha intensificado los huracanes que devastaron varias islas del Caribe.

Los huracanes Irma y María causaron la muerte a cientos de personas y provocaron graves daños materiales en las islas del Caribe. Una cumbre en Nueva York recaudó 2.000 millones de dólares para financiar la reconstrucción en la que siguen trabajando las agencias de la ONU.

No fue el único desastre natural en la región. En México, dos terremotos, con menos de un mes de diferencia dejaron más de 460 personas muertas y miles de heridos y viviendas destruidas.

La ONU colaboró en las tareas de rescate y sigue trabajando en el país para ayudar a los afectados a volver a su vida normal.

En Colombia, la Misión de la ONU verificó el desarme de las FARC y ahora supervisan la reintegración en la sociedad de los ex guerrilleros, además del alto el fuego declarado entre el gobierno y el ELN. Otras agencias de Naciones Unidas trabajan para desarrollar las zonas que durante años sufrieron por el conflicto y lo hacen con el apoyo de la población local.

Swisslatin / ONU news (04.01.2018)