Print Friendly, PDF & Email
Niñas embarazadas (Foto UN/ M. Perret)

Niñas embarazadas (Foto UN/ M. Perret)

Mensaje pide también más atención a la educación, salud y bienestar de la juventud.

En un mensaje lanzado con ocasión del Día Mundial de la Población, la ONU hizo un llamado a los países a garantizar que todos los embarazos sean deseados, que los nacimientos sean seguros y que todos los niños puedan desarrollar su potencial.

La ONU estima que unos 16 millones de mujeres menores de 18 años dan a luz cada año y que las complicaciones en el embarazo o parto son la principal causa de muerte entre ese grupo de población, especialmente en los países en desarrollo.

Un problema en los países en desarrollo

En la actualidad, existen más de 600 millones de niñas en el mundo, más de 500 millones de ellas en países en desarrollo. Ellas están dando forma al presente y al futuro de la humanidad. Las oportunidades y opciones que las niñas tienen en la adolescencia les permitirán comenzar sus vidas de adultas como ciudadanas empoderadas y activas.

Con las capacidades y oportunidades adecuadas, pueden invertir en ellas mismas, sus familias y sus comunidades. Sin embargo, los embarazos ponen en peligro los derechos, la salud, la educación y el potencial de demasiadas niñas adolescentes, privándoles de un futuro mejor.

Una causa de decesos prematuros

Alrededor de 16 millones de niñas de entre 15 y 19 años de edad, dan a luz cada año y complicaciones en el embarazo o parto son la principal causa de muerte entre las niñas en estas edades, especialmente en países en desarrollo.

Los embarazos en adolescentes no son solo una cuestión de salud, sino una cuestión de desarrollo. Están arraigados en la pobreza, desigualdad basada en el género, violencia, matrimonios forzados de niñas, desequilibrio de poderes entre niñas adolescentes y sus parejas masculinas, falta de educación, y el fracaso de los sistemas e instituciones para proteger sus derechos.

Un compromiso de los países

El Fondo de Población de la ONU sostiene que poner fin al ciclo de embarazos en adolescentes requiere un compromiso por parte de las naciones, comunidades y personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados, para invertir en niñas adolescentes.

Los gobiernos deben aprobar y aplicar leyes nacionales para aumentar la edad del matrimonio hasta los 18 años y deben promover esfuerzos comunitarios que respalden los derechos de las niñas y prevengan el matrimonio infantil y sus consecuencias.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon afirmó que si se atiende la educación, la salud y el bienestar de las adolescentes, éstas se transformarán en una fuerza aún más poderosa para el cambio positivo de la sociedad.

Swisslatin (12.07.2013)