Print Friendly, PDF & Email
Ciclón

(foto NOAA)

Si bien los científicos y organismos especializados vienen advirtiendo desde hace años sobre la frecuencia con que desatan los cambios meteorológicos extremos, pocos han sido los países que adoptan políticas preventivas.

De ahí que la ONU ha decidido de tomar las cosas más serio y el propio Secretario General Ban Ki-moon, ha sugerido que el organismo se involucre más en tareas preventivas y de información, como las alertas previas.

El efecto del huracán Sandy

Lo cierto es que el efecto devastador del huracán Sandy a su paso por el Caribe y la costa Este de Estados Unidos a hecho que Ban Ki-moon retome el asunto entre sus manos y encabece la movilización en el marco multilateral del sistema onusiano.

A su juicio la ONU debe apoyar a los países a preparase ante los fenómenos meteorológicos extremos, que cada vez son más frecuentes debido al cambio climático.

La nueva regla general

“Los fenómenos meteorológicos extremos debidos al cambio climático son la nueva regla general. Esta puede ser una verdad incómoda, pero una verdad que ignoramos en nuestro propio riesgo. Los mejores científicos del mundo han estado sonando la alarma por muchos años y lo estamos viendo con nuestros propios ojos”, dijo Ban Ki-moon ante la Asamblea General de la ONU.

Enumeró las devastadoras consecuencias de la tempestad en la costa este de Estados Unidos, donde decenas de personas perdieron la vida y muchísimas familias continúan sin energía eléctrica.

Efectos devastadores

“En el Caribe, cinco millones de personas han sido damnificadas y 74 han muerto. Cincuenta y cuatro de ellas solamente en Haití, donde cientos de miles han sufrido el embate de las inundaciones y los fuertes vientos. En Cuba, el 20% de la población del país ha sido afectada”, destacó Ban.

Además, indicó que Jamaica, la República Dominicana y Bahamas, si bien el impacto no ha sido tan devastador, también han sufrido daños significativos.

El ejemplo australiano

En este contexto, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, aplaudió el anuncio de Australia sobre su adhesión a la segunda fase del Protocolo de Kyoto sobre la reducción de emisiones contaminantes, aprobada en Durban en diciembre de 2011 en la Conferencia sobre el Cambio Climático.

Con esta medida, el gobierno australiano se comprometió a reducir en un 5% las emisiones contaminantes para 2020, respecto a los niveles de 2000. Australia, uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero, se convirtió en el primer país desarrollado, fuera de la Unión Europea, en firmar ese documento, que entrará en vigor en 2013.

Ban llamó a todos los países a seguir los pasos del gobierno australiano y a tomar las medidas necesarias para afrontar los efectos del cambio climático.

Swisslatin / Alberto Dufey / UN News (12.11.2012)