Print Friendly, PDF & Email
Navi Pillay (Foto UN/ J.M. Ferré)

Navi Pillay (Foto UN/ J.M. Ferré)

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, rinde homenaje a víctimas.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, aplaudió la condena en primera instancia al ex jefe de estado de facto, José Efraín Ríos Montt, por genocidio y crímenes de lesa humanidad anunciada el viernes pasado.

“Guatemala hizo historia al ser el primer país del mundo en condenar a un ex jefe de estado por genocidio en un tribunal nacional”, dijo Pillay.

“Rindo homenaje a las víctimas, familiares y sobrevivientes, cuyo coraje y perseverancia hicieron posible este fallo, pese a todos los obstáculos, así como a los abogados, fiscales y jueces, quienes cumplieron con su deber bajo circunstancias excepcionalmente difíciles, enfrentándose a graves amenazas e intimidación”.

La comunidad Maya Ixil

Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión por su papel preponderante en la muerte de 1.771 personas, así como el desplazamiento forzoso, la privación de alimentos, la tortura, y la violación y violencia sexual sistemáticas que fueron deliberadamente infligidos a la comunidad Maya Ixil de Guatemala.

La corte determinó que los crímenes habían sido cometidos de acuerdo a planes militares cuyo objetivo era exterminar a quienes fueran considerados ‘enemigos’, lo que incluía no sólo a los grupos guerrilleros, sino también a la población civil Ixil que las autoridades sospechaban de apoyarlos.

Un panel de tres jueces, presidido por la Jueza Jazmín Barrios, concluyó que Ríos Montt fue quien había dado la orden de elaborar los planes que condujeron al genocidio, tenía conocimiento de las atrocidades cometidas y no había hecho nada para detenerlo, pese a tener la autoridad para hacerlo.

El periodo más sangriento

En total, unas 200.000 personas – más del 80% de origen indígena Maya – perdieron la vida durante los 36 años de guerra en el país; sin embargo, el período del Gobierno de Ríos Montt es considerado uno de los más sangrientos del conflicto.  Su coacusado, el ex jefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez Sánchez, fue exonerado de los mismos cargos.

“A pesar de todos los obstáculos, interrupciones y numerosas impugnaciones legales que retrasaron el  juicio, Guatemala ha demostrado al mundo y aún más importante – a su propio pueblo, que es posible confrontar los crímenes del pasado y hacer justicia”, dijo la Alta Comisionada.

Victoria sobre la impunidad

“Este veredicto histórico demuestra que nadie está por encima de la ley y que las instituciones guatemaltecas tienen la fortaleza y la solidez para llevar esto a cabo, siempre que exista la voluntad de hacerlo”.

Pillay elogió el desarrollo pacífico del juicio, a pesar del tenso contexto político en el que se llevó a cabo. Instó a las autoridades a seguir brindando seguridad efectiva a todos aquéllos involucrados en el juicio, incluidos los abogados, fiscales, víctimas, testigos y defensores de derechos humanos, muchos de los cuales han sido blanco de repetidas amenazadas. También pidió respeto por el veredicto y la sentencia, así como la continua adhesión al debido proceso.

Un ejemplo para el mundo

“Guatemala ahora puede verdaderamente empezar a sanar las heridas del pasado, ya que se ha reconocido el sufrimiento de tanta gente”, dijo Pillay al  elogiar a los jueces por haber reconocido expresamente que “para que exista paz en Guatemala, debe existir previamente justicia”.

“Hace cinco años, pocos hubieran pensado que un veredicto de esta naturaleza fuera posible en Guatemala”, dijo la Alta Comisionada. “Ahora el país ha demostrado que la justicia para crímenes internacionales graves puede y debe  llegar a todo lugar que sean cometidos”.

“Este juicio motivará a los que en todo el mundo luchan por obtener justicia por crímenes cometidos hace treinta años y por crímenes que se cometen hoy.  Por esta razón, el juicio y la condena de Ríos Montt son de una transcendencia monumental no sólo a nivel nacional, sino también a nivel internacional,” concluyó.

Swisslatin / UN News (13.05.2013)

Compártelo con un amigo