Print Friendly, PDF & Email
Niñas africanas expuestas a mutilaciones (UN)

Niñas africanas expuestas a mutilaciones (UN)

La ONU reporta algún tipo de mutilación genital en 29 países, incluido en comunidades indígenas de Colombia.

Más de 130 millones de niñas y mujeres sufren actualmente las consecuencias de algún tipo de mutilación genital en 29 países, incluido Colombia, según datos de la ONU, una tradición cultural y religiosa, por la cual se altera o lesiona los órganos genitales.

Con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, que se celebra celebrado este viernes, el Secretario General de Naciones Unidas, llamó a una movilización general contra esa práctica.

El ejemplo de las parteras de Mauritania

“Juntos podemos crear el futuro que queremos en el que cada niña pueda crecer sin violencia o discriminación”, dijo Ban Ki-moon.

Luego de instar a la comunidad médica internacional a involucrarse de manera activa en la defensa de niñas y mujeres, Ban encomió organizaciones como la Asociación de Parteras de Mauritania, que se ha negado a participar en esa tradición, dando así un paso en la dirección correcta.

Casos en Colombia

La doctora María Isabel Rodríguez, de la Organización Mundial de la Salud, explicó en entrevista con Radio ONU, que en América “este tipo de tortura… no es tan común, aunque sí hay casos reportados de mutilaciones en comunidades indígenas dentro de Colombia”.

Rodríguez añadió que las mutilaciones genitales encuentran su origen en la creencia de que garantizan la pureza y fidelidad de las mujeres.

Una experiencia traumatizante

Jaha Dukureh, es una joven de Gambia sobreviviente de mutilación genital femenina, ahora activista de la causa, contó su historia en una conferencia de prensa en la sede de la ONU.

La joven fue sometida a ese procedimiento cuando apenas tenía una semana de vida. Luego en su adolescencia emigró a Estados Unidos como refugiada, allí se percató del impacto que había generado en su vida.

“Cuando tenía 15 años me casé aquí en Nueva York. Me di cuenta que había sido infibulada y que tenían que abrirme para tener relaciones sexuales. Fue muy doloroso porque me volvieron a cortar y aunque fue acá en Nueva York no me pusieron anestesia. El médico que me atendió nunca se preguntó qué fue lo que me había pasado. Allí me di cuenta que debíamos hablar y hacer algo al respecto”, describió la joven.

Una violación de los derechos humanos

En su país cerca del 67% de las mujeres son sometidas a la mutilación genital. El procedimiento se considera una violación de los derechos humanos, además de representar una amenaza a la vida y a la salud de las mujeres.

Jaha fundó una organización que aboga por el fin de esa práctica y generar más conciencia sobre el problema en Estados Unidos. Llamó a más jóvenes, hombres, y líderes a involucrarse y alzar la voz para tomar medidas al respecto.

Swisslatin / UN News (07.02.2015)