Print Friendly, PDF & Email
Mercados locales (FAO/Assani)

Mercados locales (FAO/Assani)

Los pequeños productores desempeñan un papel importante en la economía local y familiar.

Del elogio a las grandes cadenas de la agro industria alimentaria planetaria, se ha pasado ahora a valorar el papel que desempeñan en la economía de un país, los pequeños productores, los circuitos de producción y el consumo a nivel local.

A juicio del Director General de la FAO, José Graziano da Silva, los pequeños productores han contribuido  a la recuperación de cultivos tradicionales y por este camino entregan una  contribución importante a la reducción del hambre. Elogio realizado ante profesores y estudiantes de la Universidad de Ciencias Gastronómicas.

Colaboración con el movimiento Slow Food

Esta Universidad fue fundada en 2004 por el movimiento Slow Food, liderado por Carlo Petrini, que colabora con la FAO en un proyecto para confeccionar el mapa de la biodiversidad alimentaria en cuatro países africanos: Guinea Bissau, Malí, Senegal y Sierra Leona.

El proyecto ha permitido a los agricultores llevar los alimentos tradicionales a los mercados de los países desarrollados a través de un evento de carácter anual.

Graziano da Silva señaló que la Revolución Verde de la década de 1960 había aumentado la disponibilidad per cápita de alimentos en más del 40 por ciento, pero a costa de una pérdida de la diversidad alimentaria al centrarse en unos pocos cultivos y con un grave impacto sobre el medio ambiente derivado del uso intensivo de productos químicos.

Fortalecer mercados locales

Pero ahora -dijo- existe una tendencia hacia el cultivo y la comercialización de alimentos tradicionales, hacia la mejora de la infraestructura y los mercados locales y a ayudar a los pequeños productores, todo lo cual es positivo para el medio ambiente y la economía de las zonas rurales, donde el hambre tiene mayor incidencia.

“Los cultivos infrautilizados pueden tener un impacto positivo en la seguridad alimentaria”, dijo. “La recuperación de estos cultivos es una vía hacia la seguridad alimentaria. También significa redescubrir sabores perdidos e identificar otros nuevos.

La yuca y quinua en Sudamérica

Graziano da Silva mencionó la yuca en África y Sudamérica y la quinua en los Andes como cultivos alimentarios que están obteniendo el éxito que se merecen, en beneficio de los agricultores pobres y sus familias. Animó a su audiencia a ayudar a difundir la celebración del Año Internacional de la Quinua, que tiene lugar en 2013.

“El interés que ustedes demuestran en el redescubrimiento de los diferentes alimentos es una forma de reconocer el valor cultural de los alimentos, un valor que se olvida a menudo en el mundo globalizado y acelerado de hoy”, concluyó el Director General de la FAO.

Swisslatin (5.04.2013)