Print Friendly, PDF & Email
Potenciar a los pequeños agricultores (WB)

Potenciar a los pequeños agricultores (WB)

Los planes de desarrollo a gran escala pueden impulsar el crecimiento rural inclusivo y sostenible de los pequeños agricultores.

Un reciente informe de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura promueve los “corredores económicos agrícolas” para beneficio de los pequeños agricultores y el mejoramiento de la seguridad alimentaria en los países de bajos ingresos.

Estos corredores son proyectos de desarrollo que promueven sectores económicos prometedores -en particular, la agricultura en los países en desarrollo- en un territorio conectado por líneas de transporte como carreteras, ferrocarriles, puertos o canales.

Plataformas de infraestructuras

Los llamados corredores económicos no son nuevos -un arquetipo es la Ruta de la Seda- pero su potencial como motores del desarrollo sostenible de base amplia ha permanecido en gran parte sin explotar.

Tradicionalmente, se han utilizado para reforzar la conectividad física para mejorar el funcionamiento de los mercados, o con un enfoque limitado, como la conexión de las minas a los puertos.

Según el informe, los corredores pueden aprovecharse para iniciativas de planificación más inteligentes, orientadas a mejorar las oportunidades agrícolas, logrando metas explícitas como la creación de empleos rurales, objetivos ambientales y catalizando una mejor gobernanza a lo largo de las cadenas de valor.

Enfocados en la agricultura

El objetivo es estimular el crecimiento inclusivo y sostenible en el mundo en desarrollo. También ofrecen una oportunidad importante de hacer participar el capital y la capacidad comercial del sector privado para fomentar las inversiones adecuadas en la agricultura y responder al desafío del hambre.

Los corredores eficaces deben estar orientados a las ventajas competitivas de un territorio, más que concebirse como un método milagroso para hacer florecer el desierto.

“Los corredores “deben desarrollarse en zonas donde exista ya densidad económica y potencial de crecimiento sin explotar que pueda ser maximizado”, según la economista experta en agronegocios de la FAO Eva Gálvez Nogales, autora de “Hacer que los corredores económicos trabajen para el sector agrícola”.

La experiencia peruana

Uno de los proyectos de corredores que impulsaron una nueva forma de pensar por parte de los expertos en desarrollo fue el “Proyecto de reducción y mitigación de la pobreza en Perú”, que comenzó en 1998 y se centró en el papel de las ciudades intermedias -en lugar de las zonas rurales- para mitigar la pobreza.

Este proyecto también adoptó un novedoso enfoque pro-empresarial al contar con “empresas conectoras estrellas” capaces de ampliar rápidamente las redes comerciales a lo largo de 13 corredores en la selva y la sierra del Perú.

Esto condujo a la aparición de oportunidades de mercado que se habían pasado por alto. Por ejemplo, Perú es ahora el tercer mayor exportador mundial de alcachofas, que se producen a través de un sistema de subcontratación y son procesadas en varios corredores.

Los corredores pueden tener un impacto aún más fuerte cuando atraviesan las fronteras nacionales, especialmente si se desarrollan bajo el paraguas de acuerdos comerciales regionales. Ello aumenta las oportunidades potenciales de mercado, haciendo posible forjar alianzas de múltiples partes interesadas y mantener a los actores del sector privado participando en el proceso de desarrollo.

Swisslatin (14.03.2015)