Print Friendly, PDF & Email
La FAO y el Día de las Montañas (Foto WB)

La FAO y el Día de las Montañas (Foto WB)

El 40% de las comunidades de esas zonas en los países en desarrollo sufre hambre crónica.

Con motivo del Día Internacional de las Montañas, la FAO dio a conocer un informe que señala que el 40% de las comunidades de esas zonas en los países en desarrollo, es decir, unos 300 millones de personas, padecen inseguridad alimentaria y la mitad de ellos sufre hambre crónica.

Según el organismo de la ONU que se ocupa de la agricultura y la alimentación, las comunidades de montaña precisan garantías sobre la tenencia de la tierra, acceso a los recursos para las explotaciones familiares e infraestructuras básicas para mejorar sus medios de vida y alcanzar una seguridad alimentaria.

Proveedores de agua dulce

El estudio subraya también el papel de las montañas como proveedoras de agua dulce a la mitad de la población mundial y como reservorios de diversidad biológica y asevera que los campesinos que las habitan han sido los custodios de ese valioso patrimonio.

En este contexto, el subdirector general de la FAO para Bosques, Eduardo Rojas-Briales, llamó a aprovechar las discusiones de la agenda de desarrollo post 2015 para garantizar el desarrollo sostenible de las montañas.

“Elevar el perfil de los agricultores de montaña y apoyarles con un entorno normativo propicio beneficiará tanto a la población de montaña como a la que vive en las tierras bajas, y que se beneficia de sus productos y servicios”, apuntó.

El rol de la agricultura familiar

La FAO recordó que la agricultura familiar en las regiones montañosas experimenta una rápida transformación debido al crecimiento demográfico, la globalización económica, la difusión de estilos de vida urbanos y la migración de hombres y jóvenes a zonas urbanas.

Esto supone un aumento de la carga de trabajo para las mujeres, mayor presión sobre los recursos locales y el aumento de la vulnerabilidad de los agricultores de montaña frente a los cambios globales.

Potenciar actividades no agrícolas

Para afrontar esta nueva realidad, la FAO recomienda diversificar los ingresos de comunidades de montaña mediante la participación en actividades no agrícolas como el turismo y la comercialización de la artesanía local.

Estas últimas actividades son promovidas también por la Organización Internacional del Turismo (OMT) que fomenta el turismo sostenible en las comunidades locales relacionadas con el ecoturismo y la protección del medio ambiente.

Swisslatin / UN News (12.12.2013)

Compártelo con un amigo