Print Friendly, PDF & Email
Niño en prisión (foto Amnistía Internacional)

Niño en prisión (foto Amnistía Internacional)

La Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal insta a buscar alternativas a la prisión de niños.

Preocupa a los organismos de la ONU el creciente aumento de niños encarcelados en el mundo por diversos motivos, situación que fue examinada por la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, que subrayó la necesidad de prevenir que los niños ingresen al sistema de justicia penal.

Los expertos de varios organismos de Naciones Unidas consideran que la utilización de la privación de libertad debe ser utilizada solamente como último recurso e instó a promover formas alternativas a la prisión.

En muchos, casos, especialmente niños pertenecientes a comunidades indígenas de países latinoamericanos son encarcelados por motivos políticos y mezclados en celdas con adultos que cumplen penas por delitos comunes, lo que juicio de los expertos es inaceptable.

Problemas psicológicos

La Comisión examinó diferentes informes provenientes organizaciones internacionales y de la ONU que se dedican a la protección de la niñez, donde se destaca que los niños privados de libertad sufren ansiedad y depresión, porque son separados de sus familias y sus comunidades.

Los menores tienen más riesgos de sufrir tratos inhumanos desde el momento del arresto, mientras esperan juicio y tras la condena, lo que sucede muy a menudo en los países latinoamericanos.

La espiral de la violencia

Según los expertos, los niños víctimas de violaciones y abusos sexuales tienen más probabilidades de sufrir estrés postraumático, consumir drogas y alcohol, y cometer delitos.

Agregaron que la negligencia en el cuidado de los niños también aumenta el riesgo de arrestos en la etapa juvenil, así como el maltrato emocional y la violencia doméstica que conducen al aumento del riesgo de participar en crímenes violentos.

Detenciones arbitrarias

Por otro lado, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre detenciones arbitrarias, reunido en Ginebra, revisará más de una veintena de casos en 20 Estados, entre los cuales se encuentra la situación de menores.

Los cinco expertos independientes, pertenecientes a diferentes regiones, mantendrán reuniones con representantes de países y de organizaciones civiles, para discutir temas relacionados con la privación de libertad.

Peticiones urgentes

Además, los expertos trabajarán en la elaboración de un informe en el que incluirán recomendaciones que ayuden a los Estados miembros de la ONU a evitar detenciones arbitrarias.

El pasado año este Grupo de Trabajo adoptó 69 opiniones relativas a 198 casos en 37 Estados.

También envió 104 peticiones urgentes a 44 Gobiernos sobre 606 casos de personas privadas de libertad de forma arbitraria, entre ellos de 56 mujeres.

Swisslatin / UN News (29.04.2013)