La Alianza Mundial por la Educación recauda 2300 millones de dólares en Senegal

Un alumno de una escuela de Sudán del Sur recibe un kit de UNICEF. (foto: UNICEF / Hatcher-Moore)

La AME recaudó 2.300 millones de dólares (1.860 millones de euros) para lograr una educación universal de calidad, tras las contribuciones anunciadas en la conferencia celebrada en Dakar, Senegal.

La conferencia estuvo co-presidida por los jefes de Estado de Senegal, Macky Sall, y de Francia, Emmanuel Macron. Entre los cooperadores estuvo la Suiza, que para el periodo 2018-2020, dará 40 millones de francos suizos, a razón de 10 millones por año

“Reitero mi llamamiento a los países donantes que no han reaccionado todavía”, dijo Sall, al resaltar que “la educación no tiene precio” y es “la línea de frente de todas las batallas”.

El objetivo del encuentro era recaudar 3.000 millones de dólares (2.400 millones de euros).

Emmanuel Macron manifestó que “se van a mantener los esfuerzos para alcanzar los objetivos de la Alianza”.

Entre los asistentes a la cumbre figuraron siete mandatarios africanos; el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim; la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, y la cantante Rihanna, embajadora de buena voluntad de esta Alianza.

Para la Directora General de la UNESCO, “la educación debe convertirse en la prioridad de la ayuda al desarrollo”. “Estamos aquí”, dijo para movilizar más fondos, para apoyar los esfuerzos nacionales y para hacer de la educación una responsabilidad común”.

Los presidentes de Mali, Burkina Faso, Níger y Chad anunciaron sus planes de dedicar más del 20 % del presupuesto de sus países a la educación.

Estos mandatarios coincidieron en que es posible acabar con una “realidad lamentable” que mantiene a más de 300 millones de niños sin educación en todo el mundo, la mayoría de ellos en África subsahariana.

Un pilar fundamental para el desarrollo

La conferencia fue convocada por los presidentes de Senagal y Francia en noviembre durante la Asamblea General de la ONU y obtuvo un rápido respaldo de otros gobiernos del mundo.

“Es el compromiso de reconocer que de toda la Agenda 2030, la educación es un pilar fundamental y no se van a conseguir los Objetivos para el año 2030, si no hay un aumento cualitativo y cuantitativo del gasto en educación”, explica Damián Cardona, director del Centro de Información de la ONU en Dakar.

Desde su nacimiento, la Alianza ha invertido más de 4.700 millones de dólares en 60 países en vías de desarrollo, de los que 28 están afectados por conflictos.

Según el Informe Mundial de Seguimiento de la Educación que publica la UNESCO, la ayuda total a la educación es hoy un 4% inferior de lo que era en 2010. En África subsahariana, donde viven la mitad de los niños no escolarizados del mundo, entre 2002 y 2015 la ayuda se redujo a la mitad. Se estima que harían falta 39.000 millones de dólares anuales para alcanzar la educación universal desde la maternal hasta la secundaria en los países de ingresos bajos y medios.

A los países socios de la Alianza se les pide dedicar 20% de sus presupuestos nacionales a la educación.

Swisslatin / ONU news (05.02.2018)