Print Friendly, PDF & Email

Miembros de la

Experta de la OIT estima que hay unos 11,5 millones de trabajadores con poca o ninguna protección social.

El Programa de Acción Mundial sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos migrantes y sus familias (GAP-MDW) organizó recientemente un foro destinado fomentar la protección y el respeto de los derechos laborales de los trabajadores domésticos migrantes de todo el mundo.

En este evento participó María Elena Valenzuela, Coordinadora de proyecto, Programa de Acción Mundial sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos migrantes y sus familias, de la OIT.

Un problema esencialmente de los países árabes

“Si bien el acceso a la protección social y el respeto de los derechos laborales de los trabajadores domésticos migrantes es una preocupación global, los Estados Árabes albergan el mayor número de trabajadores domésticos migrantes del mundo, estimados en 1,6 millones de personas , gran parte proveniente de Asia y, más recientemente, también de África ,” estima la la experta de la OIT.

Hoy en día, alrededor de uno de cada cinco trabajadores domésticos en el mundo es migrante. Esto significa que hay unos 11,5 millones de trabajadores domésticos migrantes – predominantemente mujeres – que limpian, cocinan y cuidan de los niños y de los ancianos, entre otras tareas, con frecuencia con poca o ninguna protección social o legal.

Derechos humanos e información

Los trabajadores domésticos migrantes están particularmente expuestos a las violaciones de los derechos humanos y laborales, dada la naturaleza misma de su trabajo y porque generalmente están excluidos de la legislación nacional del trabajo.

Desde su creación en 2013, el GAP-MDW trabaja con los gobiernos y los actores de la sociedad civil de los países de origen y de destino a fin de facilitar el intercambio de buenas prácticas, así como las lecciones aprendidas y los desafíos comunes, explica María Elena Valenzuela.

“Cuatro años más tarde, cuando el programa está por concluir, este compromiso está ayudando a hacer realidad los derechos de los trabajadores domésticos migrantes”, subraya.

El ejemplo Uganda – Arabia Saudita

“Durante el foro de hace dos semanas, las discusiones en torno a un nuevo acuerdo entre Uganda y Arabia Saudita sobre el trabajo doméstico fue instructivo: el acuerdo constituye un segundo intento tras las preocupaciones planteadas en materia de protección de los trabajadores en el marco del acuerdo anterior,” agrega la experta de la OIT.

El GAP-MDW proporciona una plataforma de intercambio de conocimientos tanto para los países de origen como para los países de destino a fin de reforzar la gobernanza nacional del trabajo para los trabajadores domésticos migrantes, así como la solidaridad regional para proteger sus derechos.

Herramientas y organizaciones fuertes

El programa produjo una serie de herramientas prácticas para los trabajadores domésticos migrantes, los empleadores y los responsables políticos. Estas incluyen: los pasaportes o guías informativas para los trabajadores domésticos migrantes , una aplicación para teléfonos móviles, manuales de formación profesional , una serie de documentos de investigación  .

Por su parte, la Confederación Sindical Internacional (CSI ) y la Federación Internacional de Trabajadores del Hogar (IDWF)  produjeron una guía sobre los derechos de los trabajadores domésticos producida conjuntamente con los socios del proyecto:

“Para mejorar las condiciones de los trabajadores domésticos es necesario disponer de organizaciones de trabajadores domésticos más fuertes”, declaró Elizabeth Tang, Secretaria General de la IDWF. “A través del proyecto GAP-MDW de la OIT hemos logrado sensibilizar a nuestros miembros en todos los niveles.”

Swisslatin / ILO News (27.05.2016)