>
>

García Márquez frente al espejo (Foto UN)Su obra es “un canto de amor a la realidad desmesurada de América Latina y el Caribe”, dice Irina Bokova. 

La UNESCO no podía faltar en el homenaje universal  a la memoria de Gabriel García Márquez, uno de los escritores más importantes del siglo XX, premio Nobel de Literatura en 1982, fallecido el jueves 17 de abril en Ciudad de México.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, rindió al rendir homenaje a nombre de la organización de la ONU para la Ciencia y la Cultura lo hizo recordando sus libros:

“Cualquiera que haya leído “Cien años de soledad” guardará para siempre ese sentimiento de gran impacto artístico y humanista. Gabriel García Márquez nos deja una obra inmensa en forma de canto de amor a la realidad desmesurada de América Latina y el Caribe.

El poder de la literatura para explorar la realidad, sus fantasmas y mitos

García Márquez encarnó, como Borges o Neruda, el poder de la literatura para explorar la realidad, sus fantasmas y mitos.

El fallecimiento de Gabo es una grandísima pérdida para la cultura universal, y la UNESCO se une a todos los amantes de la literatura, en su ciudad natal de Aracataca,  en su imaginada Macondo, en Colombia y en todo el mundo,  que lloran hoy su desaparición”, declaró la Directora General.

Un militante de los Derechos Humanos

“Rindo hoy homenaje a la memoria de este grandísimo escritor y periodista, militante apasionado de los derechos humanos y de la libertad de información como fuerza impulsora de la emancipación y la democracia”, añadió Bokova.

En una entrevista concedida al Correo de la UNESCO en 1996 en París, García Márquez se refirió a la protección de la cultura.

¿Es posible proteger la cultura?

Gabriel García Márquez: La gran pregunta que los gobiernos y la gente de cultura deberían hacerse es qué tipo de protección, sin interferiría ni manipularla y sobre todo sin someterla al pensamiento político del gobierno de turno, tendría que ofrecer el Estado a la cultura.

El problema del Ministerio de Cultura en América Latina es su subordinación a todos los avatares de la política nacional. Una crisis de gabinete repercute en la acción cultural, pues el resultado de las contiendas ambiciosas entre distintas corrientes de un gobierno es un Ministro de Cultura que no tiene nada que ver con la cultura o que está totalmente en desacuerdo con el Ministro anterior.

La cultura depende los vaivenes políticos

Por consiguiente, la cultura depende de una serie de vaivenes que no son culturales sino políticos y, lo que es peor, partidistas.

Habría que ayudar a la cultura creando condiciones para que se desarrolle libremente. Pero esto, en la práctica, plantea grandes problemas. Es totalmente imposible prever el curso que va a tomar la creación y programar algo en ese terreno. Además, cuando se habla de cultura, la dificultad principal reside en que ésta carece de definición.

El aprovechamiento social de la inteligencia humana

Para la UNESCO, la cultura es lo que el hombre agrega a la naturaleza. Todo lo que es producto del ser humano. Para mí, la cultura es el aprovechamiento social de la inteligencia humana. En el fondo, todos sabemos qué abarca el término cultura, pero no podemos expresarlo en dos palabras.

Creo que fue Jack Lang, el ex Ministro de Cultura francés, al recapacitar sobre el sentido de esa palabra, quien dijo que la cultura es todo: la cocina, el modo de hacer el amor, de vivir, y las artes dentro de todo eso. La cultura es todo y todo tiene un condicionamiento cultural. Pero hay que tener cuidado: cuanto más ampliemos ese concepto, más arduo será saber de qué manera hay que proteger la cultura.

Swisslatin / Unesco News (18.04.2014)


>