Print Friendly, PDF & Email

Delegada de la organización de los pueblas indígenas interviniendo en el Foro Permanente de sobre questiones Indígenas. (foto ONU)

La sesión de 2019 del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas continuó su trabajo esta mañana en la Sede de las Naciones Unidas, una oportunidad para que varios oradores hagan sonar la alarma contra la prevalencia “desproporcionada” de ciertas enfermedades. entre los pueblos indígenas y la “discriminación” que experimentan al acceder a la atención que respeta sus tradiciones, con respecto a la tuberculosis, el virus del SIDA o la salud mental de los jóvenes y las personas LGBT.

Un miembro del Foro Permanente expresó su preocupación con motivo de los informes de esterilización forzada de mujeres indígenas en algunos países, una práctica que, de ser probada, equivaldría a “una forma de Población, incluso genocidio.

“La tuberculosis no es una enfermedad del pasado”, dijo la Sra. Mariam Wallet Aboubakrine, miembro de Malí en el Foro Permanente, que presentó esta mañana un inventario de la enfermedad entre los pueblos indígenas. Están “desproporcionadamente afectados” por la TB, lamentó, una tendencia particularmente pronunciada en Canadá, donde la diferencia en la prevalencia de la enfermedad entre los pueblos aborígenes y el resto de la población es, según Ella, la más alta del mundo.

Para la Sra. Aboubakrine, la persistencia de la tuberculosis entre los pueblos indígenas está arraigada en la historia colonial. Además de la pobreza, la falta de acceso a los profesionales de salud indígenas y la escasez de alimentos, lo que contribuye a su propagación, la Sra. Aboubakrine denunció las “prácticas históricas impactantes” de “desarraigar” a los enfermos de su cultura por los pobres.

Tratar, así como las prácticas de cuidado “discriminatorias”, como la falta de capacitación del personal médico nacional en las costumbres e idiomas indígenas.

En línea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, que se compromete a erradicar la TB para el año 2030, la Sra. Aboubakrine pidió a los estados que asignen los recursos necesarios para alcanzar este objetivo entre los pueblos indígenas “.

Sin moverlos contra su voluntad de su territorio “. Esto implica, dijo, respetar sus derechos a ejercer sus propias prácticas médicas, involucrarlos plenamente en el desarrollo de sus programas de salud y no discriminarlos ni tratarlos sin su consentimiento. “Esto es sentido común”, insistió ella. “¿Quién querría ser sometido a prácticas mediales ajenas a sus valores? “

La tuberculosis es una de las 10 principales causas de muerte en el mundo, dijo el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha desarrollado un plan de acción estratégico para erradicar la enfermedad para 2030.

Pero tal vez no podamos cumplir con el objetivo, advirtió, pidiendo a los estados que integren más las buenas prácticas defendidas por la OMS para acelerar la erradicación de la enfermedad. incluido el fortalecimiento de la consolidación y el análisis de los datos desglosados ​​por región, incluso entre los pueblos indígenas. La carga social y económica de la enfermedad entre estas personas también debe evaluarse más a fondo, agregó, para comprender mejor las barreras para acceder a las pruebas y la atención.

Necesitamos acceso a servicios de salud culturalmente apropiados para mantener “la salud de nuestras mentes y de nuestros cuerpos”, dijo un representante indígena del Consejo Internacional de Tratados Indios de las ONG. En su opinión, uno de los principales problemas de salud que enfrentan los pueblos aborígenes es el número “alarmante” de suicidios entre los jóvenes aborígenes, el grupo demográfico que cree que es el más afectado en el mundo por este fenómeno, junto con Jóvenes aborígenes LGBT.

El riesgo de enfermedad mental aumenta cuando la discriminación es alta, dijo un representante LGBT de los sami. “Pero aún somos un tabú en nuestra comunidad”, dijo, y señaló que las organizaciones LGBT Sami existentes estaban paralizadas por la falta de fondos. Hizo un llamado al Parlamento Sami para patrocinar un informe sobre el tema y emprender investigaciones para mejorar el acceso a la salud mental para los samis LGBT.

Los datos también muestran que los pueblos indígenas están particularmente afectados por la transmisión del virus del SIDA, señaló un representante del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH / SIDA (ONUSIDA). El acceso a la atención de estas poblaciones es muy difícil, dijo, y agregó que ONUSIDA está trabajando con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) para acelerar el acceso de los pueblos indígenas a los sistemas de prevención y tratamiento. 

Pidió a los Estados que fortalezcan los programas nacionales contra el SIDA para beneficiar también a los pueblos indígenas, recomendando que participen en un diálogo sobre salud reproductiva para que puedan apropiarse de las prácticas de salud y nutrición. Tratamientos disponibles.

“Varias personas han acudido a mí en los últimos días para enfatizar la existencia de formas de esterilización de mujeres indígenas”, dijo Les Malezer, miembro australiano del Foro Permanente. Añadió que algunos países, incluidos los Estados Unidos, pero también otros, seguirían involucrándose en estas prácticas, aunque admitieron que actualmente hay pocos datos sobre la magnitud del problema. fenómeno.

“Puede ser una forma de control de la población, o incluso de genocidio en algunos casos”, hipotecó el Sr. Malezer, para quien esta práctica equivale a tratar de “negar la identidad y la existencia de los pueblos indígenas para a través de la historia ». El Sr. Malezer solicitó el asesoramiento del UNFPA sobre cómo abordar el problema en el trabajo y las recomendaciones del Foro Permanente, incluido el patrocinio de un informe futuro.

Swisslatin / ONU Noticias (26.04.2019)