Print Friendly, PDF & Email

Pescador artesanal y su pesca del día en espera de los consumidores (foto ONU news)

En la actualidad, América Latina tiene el menor consumo per cápita de pescado a nivel mundial con solo 9,8 kilos por año, pero la FAO prevé un fuerte aumento de su ingesta, lo que no sólo afectará a los hábitos alimenticios, sino a las exportaciones.

En 2015, los latinoamericanos solo consumieron 6,2 millones de toneladas de pescado, menos que todas las demás regiones del mundo, salvo por Oceanía. Para 2030, la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pronostica un importante impulso al bajo consumo de pescado actual de América Latina y el Caribe, según un nuevo informe publicado este lunes.

Los peces representan alrededor del 17 por ciento de las proteínas animales consumidas por la población mundial y, en total, proporcionan a casi 3200 millones de personas del planeta cerca del 20 por ciento de su proteína animal. El pescado es un alimento muy nutritivo, especialmente útil para contrarrestar las carencias de micronutrientes.

El estado mundial de la pesca y la acuicultura 2018 prevé que el consumo total de pescado en la región aumentará un 33%.  Para 2030, se espera que el consumo total de pescado aumente en todas las regiones del planeta. Además del mencionado 33% en América Latina, se espera que en África crezca un 37%, en Oceanía, un 28% y en Asia un 20%.

Sin embargo, a pesar de estas subidas, el informe calcula que en 2030 aproximadamente el 71 por ciento de los peces disponibles para el consumo humano, unos 184 millones de toneladas, se consumirá en los países asiáticos, mientras que las cantidades más bajas se consumirán en Oceanía y América Latina.

Aumento de la producción

Las proyecciones del estudio indican que para 2030, América Latina y el Caribe verá un crecimiento del 24,2% en la producción de pescado, tanto de pesca como de acuicultura, lo que supondrá pasar de 12,9 millones de toneladas a 16 millones de toneladas.

Si bien actualmente solo el 4% de los 60 millones de personas que se dedica a los sectores de la pesca y la acuicultura vive en América Latina y el Caribe, en la Amazonia brasileña, por ejemplo, los hogares obtienen el 30% de los ingresos familiares de la pesca.

También para 2030, se prevé que la producción acuícola continúe expandiéndose en todos los continentes, y se esperan mayores aumentos en particular en América Latina, donde crecerá un 49%, al pasar de más de 2,7 millones de toneladas a algo más de 4 millones de toneladas.

En la actualidad 3,8 millones de personas trabajan en acuicultura en la región, el 2% del total mundial. El empleo en los sectores de la pesca y la acuicultura está creciendo moderadamente, mientras que la producción acuícola ha experimentado un crecimiento sostenido bastante alto.

América Latina sigue siendo una exportadora neta de pescado. Las exportaciones latinoamericanas, que comprenden principalmente camarón, atún, salmón y harina de pescado de Ecuador, Chile y Perú, se incrementaron en 2016 y nuevamente en 2017 por una mayor producción y un repunte de los precios del atún.

Para 2030, las exportaciones de pescado proyectadas de la región aumentarán en un 29 %, de 3,9 millones de toneladas en 2016 a 5,1 millones de toneladas. Las importaciones experimentarán un aumento aún mayor (del 53%), al pasar de 2,3 millones de toneladas en 2016 a 3,5 millones de toneladas en 2030.

El pescado es vida

El Estado mundial de la pesca y la acuicultura 2018 destaca la importancia de la pesca y la piscicultura para los medios de subsistencia de la población, incluidos millones de familias pertenecientes a algunas de las comunidades más pobres del mundo.

En todo el mundo, casi 60 millones de personas, de las que el 14 por ciento son mujeres, trabajan directamente en el sector de la pesca y la acuicultura, cuyo valor en primera venta de la producción en 2016 ascendió a 362.000 millones de dólares estadounidenses.

Swisslatin / ONU news (11.07.2018)