Print Friendly, PDF & Email

Michelle Bachelet junto a Guy Ryder firmando el Programa de referencia sobre la protección social. (foto ILO news)

El llamado a la acción firmado por los responsables de dos agencias de las Naciones Unidas indica las medidas urgentes que los países deben aplicar para extender las prestaciones de seguridad y asistencia social a los más de 4.000 millones de personas que actualmente están sin protección.

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exhortaron a los líderes del mundo a fortalecer los programas de seguridad y asistencia social en todo el mundo que son decisivos para alcanzar los objetivos de la agenda de desarrollo mundial de las Naciones Unidas.

Los programas de protección social deben llegar a 4.000 millones de personas más para 2030, cuando se vence el plazo de la Agenda de la ONU.

El llamado a la acción lanzado el miércoles pide a los países asignar y administrar de manera responsable los recursos públicos destinados a la protección social y a promover el diálogo en los esfuerzos redoblados dirigidos a ampliar el alcance y la esfera de acción de la cobertura de las pensiones públicas y de la atención médica, las prestaciones de desempleo, de maternidad y familiares, así como otros programas.

Al dirigirse a de más de 100 funcionarios gubernamentales de más alto rango , representantes de empresas, sindicalistas y otros, Guy Ryder afirmó que serán necesarios esfuerzos por parte de todos los actores de la sociedad para reducir los déficits actuales. “La eliminación de las lagunas existentes en el ámbito de la protección social es tema prioritario en el compromiso de la OIT para alcanzar la justicia social”, declaró. “Sé que están presentes aquí hoy porque ustedes – y las instituciones que representan – también están llamados a actuar”. La OIT estima que solo 45 por ciento de la población mundial tiene acceso a la protección social.

Guy Ryder estuvo acompañado por Michelle Bachelet quien aseguró que estos programas son fundamentales para garantizar los derechos humanos y para que los efectos de los esfuerzos de desarrollo sean duraderos. “Estamos comenzando a aceptar que no hay atajos en el camino hacia el verdadero desarrollo y que solo se puede lograr el bienestar al invertir en las personas, sin excepción alguna”, declaró. “Invertir en las personas no es solo la decisión correcta sino que es lo más inteligente que se puede hacer”.

La OIT, cuyos Convenios internacionales del trabajo establecen normas mínimas y ofrecen directrices para la cobertura de la protección social, desde 2016 dirige sus esfuerzos para extender las prestaciones a través del Programa de referencia de la OIT sobre el establecimiento de pisos de protección social . La OIT es además la agencia de las Naciones Unidas responsable de medir los progresos alcanzados hacia el logro de la meta 1.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas sobre la extensión de la protección social a través del Informe Mundial y la base de datos sobre la protección social .

La Directora General Adjunta de Políticas de la OIT, Deborah Greenfield, puso de manifiesto el éxito del programa que ha apoyado la introducción de nuevas prestaciones o la mejora de las existentes para más de 12 millones de personas en países como Camboya, Camerún, Indonesia, Mozambique y Zambia. Además se refirió al enfoque del Programa que se concentra tanto en la seguridad social, donde los trabajadores y los empleadores pagan una cuota, como en la asistencia social, financiada a través del presupuesto de los Estados.

“Estos programas piloto no tienen fecha de vencimiento. No son prestaciones financiadas por donantes que desaparecerán una vez que finalicé el proyecto”, aclaró Deborah Greenfield. “Son programas nacionales, financiados con recursos nacionales, administrados por instituciones públicas fortalecidas, realizados gracias al apoyo colectivo de muchos de los que se encuentran reunidos aquí”.

La reunión celebrada esta semana tenía por objetivo facilitar el diálogo entre los diversos patrocinadores de la “Asociación de múltiples partes interesadas en favor de la meta 1.3 de los ODS” sobre protección social. Esta Asociación reúne a los patrocinadores del programa de referencia de la OIT, entre ellos numerosas empresas que constituyen la “Red Mundial de Empresas para Pisos de Protección Social”. El programa además cuenta con el apoyo de representantes de sindicatos naciones y mundiales a través de su “Red de Protección Social, Libertad y Justicia para los Trabajadores”.

Los miembros de la red de empresas se reunieron el martes a fin de analizar la manera en que la comunidad empresarial puede contribuir con la agenda de las Naciones Unidas y apoyar la protección social a través de sus políticas en materia de recursos humanos y de responsabilidad social corporativa. Paralelamente, los sindicatos examinaron las estrategias para promover una protección social adecuada y sostenible en sus países, y para obtener financiación internacional a favor del desarrollo a fin de apoyar los sistemas de protección social en todo el mundo.

El Programa mundial de referencia de la OIT sobre el establecimiento de pisos de protección social para todos  reúne a socios públicos y privados, incluidas fundaciones, empresas y el público en general, con el objetivo de apoyar a los gobiernos, los trabajadores y los empleadores en el diseño y la implementación de sistemas de protección social adecuados y sostenibles en todo el mundo.

Swisslatin / ILO news (25.10.2018)