>
>
Navi Pillay Alta Comisionada de la ONU (Foto UN)

Navi Pillay Alta Comisionada de la ONU (UN)

En el país Sudamericano la ONU ha podido contribuir con más éxito en la promoción de esas garantías, según Navi Pillay.

En el debate ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la prevención de conflictos, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, destacó el “caso de Colombia”, donde se logrado que las partes respeten el Derecho Internacional Humanitario.

Son las contribuciones del Sistema de Naciones Unidas que han ayudado a la promoción de esas garantías en Colombia, dijo Navi Pillay, quien concluye su mandato el 31 de agosto.

La situación colombiana fue contrapuesta a los conflictos en Siria, los Territorios Palestinos Ocupados, Iraq, Sudán del Sur y Ucrania, entre otros países, por sus altos costos en pérdidas de vidas e infraestructura y las reiteradas violaciones a los Convenios de Ginebra y a los Derechos Humanos.

“Ninguno de estos conflictos, incluyendo el de Colombia, surgió sin previo aviso. Se fueron gestando tras años de gobernanza deficiente, instituciones corruptas, desigualdades en el desarrollo, la explotación, la negación de derechos económicos y sociales, y la represión de la sociedad civil y las libertades públicas”, subrayó Pillay.

La buena práctica colombiana

“En Colombia, los esfuerzos de la ONU por promover los derechos humanos y nuestra capacitación para una cultura e instituciones democráticas, contribuyeron a generar un clima de diálogo respetuoso. Una buena práctica que cabe resaltar es el sistema de alerta temprana único en Colombia que permite detectar y prevenir violaciones de derechos humanos”, dijo Pillay.

Entre otras buenas prácticas, la Oficina de Naciones Unidas en Colombia  sostiene Mesa de Conversaciones de paz entre el gobierno y las FARC-EP en La Habana, Cuba, y aplaude la participación de una delegación de víctimas del conflicto armado en ese país.

Líderes locales y representante de la ONU

La delegación viajó acompañado por varios líderes locales y representantes de la ONU en el país, entre ellos el coordinador residente de Naciones Unidas, Fabricio Hochschild. Además figuran familiares de personas asesinadas, ejecutadas extrajudicialmente, torturadas, o masacradas, así como sobrevivientes de violaciones sexuales y dirigentes de agrupaciones que defienden el derecho de los afectados.

Los criterios para seleccionar a las víctimas fueron establecidos por la Mesa de Conversaciones y entre ellos se especificaba que el grupo participante debía estar equilibrado, ser plural y reflejar todo el universo de violaciones de derechos humanos ocurridas durante el largo conflicto.

En total, está previsto que un total de 60 personas aporten sus testimonios a la Mesa de Conversaciones de paz.

Difícil proceso de selección de las víctimas

La selección ha estado a cargo de Naciones Unidas en Colombia y el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional, con el acompañamiento y apoyo de la Conferencia Episcopal Colombiana.

Esas instituciones explicaron en un comunicado conjunto el proceso de selección y todos los aspectos que se han tenido en cuenta para seleccionar al grupo de víctimas. Señalaron que la tarea ha sido extremadamente difícil, pero que se ha realizado con el mayor respeto por la dignidad y el dolor de todas las víctimas.

Swisslatin (22.08.2014)


>