Print Friendly, PDF & Email
Afiche de la campaña 2014 (Foto WHO)

Afiche de la campaña 2014 (Foto WHO)

Se reduciría el número de fumadores en 49 millones en los próximos tres años y se salvarían 11 millones de vidas.

Un llamado a los países a aumentar los impuestos sobre el tabaco para animar a los consumidores a dejar de fumar y evitar que otras personas se conviertan en adictos al tabaco, realiza la Organización Mundial de la Salud (OMS.

Con ocasión del Día Mundial Sin Tabaco, la OMS estima que un aumento del 50% en los impuestos en todos los países reduciría el número de fumadores en 49 millones en los próximos tres años y, en última instancia, salvaría 11 millones de vidas.

La mitad de los consumidores muere

Actualmente, cada seis segundos muere una persona debido al consumo de tabaco. El tabaco mata a la mitad de sus consumidores. También ocasiona gastos considerables para las familias, las empresas y los gobiernos.

El tratamiento de las enfermedades relacionadas con el tabaco, entre ellas el cáncer y las cardiopatías, es costoso. Además, dado que las enfermedades y las defunciones relacionadas con el tabaco suelen afectar a las personas al inicio de su vida laboral, la productividad y los ingresos se reducen.

“Aumentar los impuestos sobre el tabaco es la manera más eficaz de reducir el consumo y salvar vidas”, afirmó la Directora General de la OMS, Margaret Chan. “Una medida decidida sobre la política fiscal relativa al tabaco golpea a la industria donde más le duele.”

Los jóvenes y los pobres son los más beneficiados

Los precios elevados son particularmente eficaces para disuadir a los jóvenes (que suelen tener ingresos más limitados que los adultos) de comenzar a fumar. Asimismo, alientan a los fumadores jóvenes a reducir el consumo de tabaco o dejar de fumar por completo.

“Los aumentos de precios son dos o tres veces más eficaces para reducir el consumo de tabaco entre los jóvenes que entre los adultos”, señaló Douglas Bettcher, Director del Departamento de Prevención de las Enfermedades No Transmisibles de la OMS. “Toda política fiscal puede ser controvertida, pero esta es una subida de impuestos que todos pueden apoyar. En la medida en que aumentan los impuestos al tabaco, disminuyen la muerte y la enfermedad”.

Bueno también para las economías

La OMS calcula que si todos los países aumentaran los impuestos al tabaco en un 50% por paquete, los gobiernos podrían incrementar sus ingresos globales en 101.000 millones de dólares.

“Esos fondos adicionales podrían, y deberían, utilizarse para promover la salud y ejecutar programas sociales”, agregó Bettcher.

En septiembre de 2011, los líderes mundiales adoptaron en la Asamblea General de las Naciones Unidas una Declaración política de las Naciones Unidas sobre las enfermedades no transmisibles. En ese contexto, se pidió a la OMS que completara una serie de tareas globales que acelerarían los esfuerzos nacionales para hacer frente a las enfermedades no transmisibles.

Nueve metas globales

Desde entonces se ha establecido una agenda mundial basada en nueve metas globales concretas para 2025. El plan abarca un conjunto de medidas que, aplicadas colectivamente por los Estados Miembros, los organismos de la ONU y la OMS, ayudarán a alcanzar el objetivo global de reducir un 25% la tasa de mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para 2025, y un 30% la prevalencia del consumo de tabaco.

Swisslatin (31.05.2014