Print Friendly, PDF & Email

 

Minería artesanal - Foto UNEP

Minería artesanal – Foto UNEP

El Comité Intergubernamental de Negociación sobre el Mercurio  se reúne en Ginebra.

El Comité Intergubernamental de Negociación sobre el Mercurio (INC5) se encuentra reunido esta semana en Ginebra con el objetivo de concluir los debates sobre un nuevo tratado mundial vinculante a efectos de mitigar los daños causados por el mercurio en el mundo.

Las comunidades de los países en desarrollo asumen cada vez más riesgos para la salud y el medio ambiente a causa de la exposición al mercurio, según nuevos estudios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Mitigar los riesgos

En esta conferencia el PNUMA ha presentado el estudio Evaluación mundial sobre el mercurio de 2013, destinado a mitigar los riesgos de trastorno neurológico y de conducta y otros problemas de salud humana relacionados con la exposición al mercurio y la reducción de la contaminación del suelo y de los ríos debido a las emisiones antropógenas de este metal.

La demanda de mercurio ha disminuido a nivel mundial en los últimos años; sin embargo, es posible que las emisiones aumenten próximamente en determinadas zonas de África, Asia y Sudamérica.

Ello se debe principalmente a la utilización de este elemento, sumamente tóxico, en la extracción de oro a pequeña escala, así como a la combustión de carbón para generar electricidad.

Efectos de la minería artesanal

La Evaluación mundial sobre el mercurio de 2013 concluye que las emisiones de este metal tóxico a causa de la minería artesanal se han duplicado desde 2005. Es de esperar que el alza del precio del oro propicie un incremento aún mayor.

La rápida industrialización de Asia hace de este continente el mayor emisor regional de mercurio, responsable de casi la mitad de las emisiones mundiales.

El estudio del PNUMA evalúa por primera vez las liberaciones de mercurio en los ríos y lagos. Una gran parte de la exposición humana al mercurio se produce a través del consumo de pescado contaminado, de modo que los medios acuáticos inciden directamente en la salud humana.

Una amenaza para los océanos

En los últimos cien años, las emisiones antropógenas han hecho que se duplique la cantidad de mercurio en los primeros cien metros de profundidad de los océanos del planeta. Las concentraciones en aguas profundas han aumentado hasta un 25 por ciento.

El estudio ofrece un desglose exhaustivo de las emisiones de mercurio por región y sector económico, y destaca las significativas liberaciones al entorno que provoca la deforestación.

Según los cálculos, los suelos retenían 260 toneladas de mercurio que ahora se liberan en los ríos y lagos.

Otras fuentes que generan mercurio

La extracción de metales y la producción de cemento, mediante la extracción de combustible y la combustión de combustibles fósiles.

La odontología. Cada año se usan unas 340 toneladas de mercurio para fabricar empastes y otros productos dentales; hasta 100 toneladas pueden llegar al flujo de residuos.

Dispositivos electrónicos y cremas

Productos de consumo como los dispositivos electrónicos, interruptores, baterías, bombillas de bajo consumo y cosméticos como las cremas para aclarar la piel y el rímel. El mercurio de tales productos también puede llegar al flujo de residuos.

La producción de plástico, especialmente la fabricación de policloruro de vinilo (PVC). Existe una significativa demanda de PVC en muchos países en los que se desarrollan grandes proyectos constructivos.

La industria cloroalcalina (la producción de cloro y sosa cáustica a partir de la sal).

Swisslatin (16.01.2013)