Print Friendly, PDF & Email
Estela de Carlotto, con hijos de desaparecidos

Estela de Carlotto, con hijos de desaparecidos.

Expertos de la ONU en Derechos Humanos reafirman compromiso para resolver los casos de desapariciones forzadas.

El Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias y el Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU, destacan el ejemplo argentino de las Abuelas de Plaza de Mayo, en su incesante búsqueda de sus seres queridos.

Con ocasión, la semana pasada, del encuentro de Estela de Carlotto, presidenta de la organización argentina de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo, con su nieto luego de 36 años de búsqueda, los expertos de la ONU instan a los Gobiernos de todo el mundo a apoyar plenamente a los familiares de desaparecidos y a las organizaciones que los representan en la búsqueda de sus seres queridos.

El nieto de esta dirigente, nació en 1978 cuando su hija Laura, fue desaparecida por el régimen militar. Apenas horas después de su nacimiento, el bebé le fue quitado a su madre, quien posteriormente fue asesinada. La identidad del nieto fue sustituida todos esto años.

Esperanza y un estímulo

“Este acontecimiento en la vida de la Sra. de Carlotto constituye una esperanza y un estímulo para todas las familias del mundo que continúan incansablemente en la búsqueda de sus seres queridos”, observaron los expertos. “Sin embargo, es esencial que los familiares de desaparecidos y las organizaciones que los representan sean plenamente apoyadas por los Estados, los cuales deben asumir su obligación de garantizar los derechos a la verdad, la justicia y la reparación”.

“Este logro es el resultado del incansable trabajo de la Sra. de Carlotto y su organización, quienes fueron fundamentales en la creación del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias en 1980, con el que han trabajado en estrecha colaboración desde su creación”, aseguraron los expertos del Grupo de Trabajo.

Continuar con el trabajo

“Acontecimientos como éste refuerzan nuestro enérgico compromiso y determinación de continuar nuestro trabajo con miras a resolver cada uno de los casos de desaparición forzada que hemos recibido”, agregó el Grupo de Trabajo. “La desaparición forzada de un niño constituye una forma extrema de violencia contra los niños y una exacerbación de la violación de derechos reconocidos por la Declaración sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas”.

El Comité contra las Desapariciones Forzadas también señaló que la Sra. de Carlotto y su organización fueron uno de los actores principales que impulsaron la redacción y adopción de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

Coraje de una luchadora incansable

“La Sra. de Carlotto, al igual que muchas otras mujeres, canalizó su tragedia personal en una campaña en favor de los cientos de miles de personas que han desaparecido. Por lo tanto, es altamente simbólico que su coraje y su lucha incansable por fin hayan dado lugar a la identificación de su nieto”, añadieron los expertos del Comité.

“Ahora tenemos el deber de intensificar nuestros esfuerzos para promover la ratificación y la implementación de la Convención por todos los Estados, como una herramienta preventiva contra la repetición de tales tragedias”, destacaron los expertos del Comité.

“Esto representa un paso hacia la verdad en Argentina. Tener la oportunidad de conocer a su nieto, saber dónde estuvo todos estos años, quién es hoy como adulto, es también, como lo dijo la Sra. de Carlotto, ‘una reparación’”, señaló el Relator Especial sobre el derecho a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff.

“Las Abuelas de Plaza de Mayo se han movilizado para el establecimiento de un Banco de Datos que permite a cualquier persona que tenga dudas acerca de su identidad comprobar si su ADN coincide con las muestras de familiares de víctimas de asesinato o desaparición. La importancia de estos mecanismos queda demostrada una vez más con este caso. Otros países deben adoptar procedimientos similares”, agregó.

Apoyo del fondo de la ONU

El Presidente de la Junta de Síndicos del Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura, Morad El-Shazly, también expresó su satisfacción por este hecho, recordando que el Fondo apoya a Abuelas de Plaza de Mayo en su trabajo ayudando a jóvenes en busca de su identidad. Estas tareas incluyen la realización de exámenes de ADN para formar parte del Banco Nacional de Datos Genéticos de Argentina, y la asistencia psicológica a jóvenes recuperados y sus familiares.

“Miles de casos de desaparición forzada aún no han sido resueltos. Detrás de cada uno hay una historia personal”, señalaron los expertos en derechos humanos. “Nunca debemos olvidar que en todo el mundo hay madres, padres, esposas, esposos, hijos, hijas, hermanos y amigos que todavía están a la espera de conocer la suerte y el paradero de sus seres queridos.”

Swisslatin (16.08.2014)