Print Friendly, PDF & Email
Estadios sostenibles (LDD)

Estadios sostenibles, ejemplo brasileño (LDD)

“Football for the Planet” es el programa que mitiga el impacto negativo del fútbol en el entorno natural.

Más allá de los escándalos de corrupción y litigios por las sedes de los  mundiales, la FIFA muestra también su cara menos conocida, sus proyectos medioambientales que se iniciaron en 2006 en Alemania y que continuaron en 2014 en Brasil.

La iniciativa se llama en inglés “Football for the Planet”, es el programa medioambiental oficial que aspira a mitigar el impacto negativo de sus actividades sobre el entorno natural.

Un compromiso que el órgano rector del fútbol planetario ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro (Río+20) en junio de 2012, que se tradujo después en la Estrategia de Sostenibilidad de la Copa Mundial de la FIFA 2014.

Las áreas clave

En Brasil, la FIFA y el Comité Organizador de la Copa Mundial pusieron en práctica proyectos centrados en las áreas clave de gestión de residuos, agua, energía, transporte, contratación y cambio climático. Las actividades que se llevaron a cabo en Brasil abarcaron los siguientes puntos:

Cambio climático

El calentamiento global es una de las cuestiones más urgentes de nuestra época. Un factor principal en el cambio de temperatura es el nivel cada vez mayor de dióxido de carbono (CO2) liberado a la atmósfera a través de las actividades humanas. La FIFA y el COL calcularon la huella de carbono del torneo y desarrollaron medidas para evitar, reducir y compensar sus emisiones.

Estadios verdes

La mayoría de los estadios de la Copa Mundial de la FIFA de Brasil obtuvieron la certificación LEED otorgada a los edificios verdes, y muchos instalaron paneles solares en sus cubiertas para generar energía renovable. Además, la FIFA y el COL organizaron cursos certificados de formación en gestión sostenible para los operadores de los estadios.

Gestión de residuos en los estadios
El objetivo de la nueva ley de residuos de Brasil es controlar mejor la manipulación y el destino que se da a los desperdicios. La FIFA y el COL garantizaron que la gestión de residuos en los estadios y otras sedes se llevase a cabo respetando las nuevas normas, y promovieron el reciclaje en colaboración con cooperativas locales.

Se trató de un área de la que apenas se habló pero que constituyó una de las prioridades de la organización. Esta iniciativa de sostenibilidad implicó a 19 cooperativas de recolectores de basura y operadores de los seis estadios.

De este modo se recuperaron 70 toneladas de materiales reciclables, generando así una neutralización de carbono de 256.655 g a 2.464.849 g. Se calcula que el proceso de recogida y separación generó un ahorro de 284.744,94 Kwh de energía y 2878,37 m3 de agua, o el equivalente a 538,10 árboles.

El objetivo de la FIFA es que aspectos como la protección del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la adecuada gestión de los residuos ocupen una posición destacada en la organización de todos los torneos deportivos y crear conciencia entre los jóvenes.

Swisslatin (04.04.2015)