Print Friendly, PDF & Email

Dante Pesce, presidente grupo GCM (UN)

Declaración del Grupo de Trabajo de Empresa y Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Un grupo de expertos de la ONU recibió con beneplácito la adopción por la Asamblea General del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (PMA) que obtuvo el apoyo de 181 países, 5 votaron en contra ( EEUU, Israel, República Checa, Hungría y Polonia, y 12 se abstuvieron (entre ellos Australia, Austria, Chile, Italia y Suiza).

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre empresas y derechos humanos que preside el chileno Dante Pesce valoró el acuerdo que estimula a los Estados para que se asocien con las empresas para proteger los derechos de los migrantes y asegurar que compartan los beneficios económicos que generan.

“Por primera vez, la gran mayoría de los Estados miembros de la ONU reconocen que un enfoque cooperativo es esencial para facilitar los beneficios generales de la migración, al tiempo que aborda los riesgos y desafíos de derechos humanos para las personas y las comunidades en los países de origen, tránsito y destino. No podría ser más oportuno ”, agregó Dante Pesce.

Los expertos acogieron con satisfacción el énfasis en las verdaderas asociaciones público-privadas, basadas en valores y responsabilidades compartidas, para facilitar la contribución económica de los migrantes y protegerlos de los abusos de los derechos humanos.

Otros expertos

Esta declaración fue también valorada por  Urmila Bhoola, Relatora Especial sobre formas contemporáneas de esclavitud, incluidas sus causas y sus consecuencias, y Felipe González Morales, Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes.

“Los trabajadores migrantes de todo el mundo están sujetos con demasiada frecuencia a procesos de contratación poco éticos, condiciones de trabajo indecentes y falta de protección social. De hecho, estos desafíos están entre los más críticos que enfrentan nuestras sociedades”, dijo Felipe González Morales.

Los expertos sostuvieron que estos desafíos requieren que los gobiernos comiencen inmediatamente a implementar el acuerdo. Por ejemplo, los Estados pueden fortalecer las inspecciones laborales y tomar medidas efectivas para garantizar que los empleadores no confisquen los pasaportes y documentos de identidad de los trabajadores migrantes. 

“Para fomentar la práctica empresarial responsable, los gobiernos deben usar la regulación y la política para promover el respeto empresarial de los derechos de los trabajadores migrantes. También deben dar ejemplo, incluidas las operaciones de empresas estatales y en la contratación pública.

Empleadores privados y públicos

Los empleadores del sector privado también deben respetar los derechos de los migrantes, actuar colectivamente y participar en actividades clave diseñadas para identificar soluciones para garantizar que los objetivos del Grupo de Trabajo de Empresa y Derechos Humanos (GCM) se cumplan en la práctica. 

Por ejemplo, el GCM solicita a los estados que trabajen con los empleadores para garantizar que los trabajadores migrantes reciban contratos escritos y estén informados sobre cómo acceder a los mecanismos efectivos de quejas y reparaciones, en un idioma que comprendan.

“Las regulaciones estatales sólidas e integrales de protección de la salud y seguridad en el trabajo y la remuneración justa para millones de trabajadores migrantes en sectores de bajos salarios, combinadas con la debida diligencia de derechos humanos por parte de las empresas para prevenir los abusos de trabajadores migrantes en sus cadenas de suministro, son ejemplos concretos de acción hacia la situación de los trabajadores migrantes “, dijeron los expertos.

Swisslatin / UN News (20.12. 2018)