>
>
El personal sanitario es clave (Foto WHO)

El personal sanitario es clave (Foto WHO)

Sin personal sanitario no hay protección de la salud, ni se puede obtener atención médica de calidad, dice informe de la OIT.

A nivel mundial, existe un déficit de trabajadores de la salud de alrededor de 10,3 millones a fin de garantizar que todos aquellos que los necesitan reciban servicios sanitarios de calidad, según las últimas estimaciones del Informe Mundial sobre la Protección Social de la OIT.

El problema es particularmente grave en los países de bajos ingresos donde, como consecuencia, 90 por ciento de la población no tiene acceso a la atención médica.

Según el informe, el déficit mundial de trabajadores de la salud debilita los esfuerzos dirigidos a suministrar atención médica de calidad para todos aquellos que la necesitan y alcanzar la cobertura universal de la salud.

Las cifras y la realidad

Cada país debería tener un promedio de 41,1 trabajadores de la salud por cada 10.000 habitantes para estar en condiciones de ofrecer atención médica a toda su población. Pero en muchos países de bajos ingresos, la realidad es muy distinta.

Por ejemplo, en países como Haití, Nigeria, Senegal y Sierra Leone, la proporción es de cinco o menos trabajadores de la salud por 10.000 habitantes, en comparación con 269 en un país de altos ingresos como Finlandia. Asia es el continente donde es mayor la necesidad de trabajadores de la salud adicionales (7,1 millones), seguido por África (2,8 millones).

Mejor rentabilidad

Los pacientes que tienen acceso a los servicios de salud son más productivos, lo cual a su vez estimula el crecimiento económico. Al mismo tiempo, incrementar el número de profesionales de salud significa que son creados más empleos, que también contribuye a incentivar el crecimiento.

Las políticas de protección social además pueden ser útiles para asegurar que las personas que viven en las zonas remotas y mal servidas tengan un acceso adecuado a la atención médica.

¿A qué se debe el déficit de personal de la salud?  Una de las razones principales son los salarios bajos que perciben los trabajadores de la salud. Por ejemplo, en Sudan, Egipto y Myanmar, los salarios del sector de la salud son apenas un 1 por ciento por encima de la línea de la pobreza de 2 dólares al día.

Disminuye el gasto público en salud

La crisis económica mundial hizo que muchos países adoptaran políticas de consolidación fiscal a fin de controlar el gasto público. Como consecuencia, los salarios de los funcionarios públicos – entre ellos el personal de la sanidad – fueron reducidos o se les impuso un límite, en tantos como 98 países, incluyendo a 75 países en desarrollo.

Según el Informe Mundial sobre la Protección Social, el gasto público disminuyó en 122 países, entre los cuales 82 países en desarrollo, a lo que se agrega los salarios inadecuados que también produjeron consecuencias negativas, como el absentismo, la solicitud de pagos informales, y una fuga de cerebros en búsqueda de mejores salarios fuera de sus países de origen.

Existe una correlación entre los niveles de pobreza y los pagos directos de los pacientes que necesitan tratamiento. Por ejemplo, en los países donde menos del 2 por ciento de la población vive con 2 dólares al día, alrededor de 20 por ciento del gasto total en atención médica proviene de pagos directos, mientras que en los países donde más de 50 por ciento de la población vive con 2 dólares al día, esta proporción llega a 50 por ciento.

Swisslatin (14.07.2014)


>