Print Friendly, PDF & Email

La OIM apoya a venezolanos y brasileños en las áreas afectadas por la crisis de coronavirus en Brasil. (foto OIM)

América Latina necesita medidas urgentes para evitar que la crisis sanitaria por el coronavirus se transforme en una crisis alimentaria. La Organización Panamericana de la Salud considera que la situación de la epidemia de COVID-19 en Venezuela sigue siendo “preocupante”. 

La crisis económica por la pandemia también está llevando a cientos de miles de refugiados sirios en Oriente Medio a una situación “todavía más desesperada”. 

América Latina necesita medidas urgentes para evitar una crisis alimentaria 

América Latina necesita medidas urgentes para evitar que la crisis sanitaria se transforme en una crisis alimentaria. En cuestión de meses se pueden perder los avances de los últimos 15 años y millones de personas más pasarán hambre, según un informe de varias agencias de la ONU.

 La pandemia puede provocar un retroceso histórico en la lucha contra el hambre, advierten la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y la Organización para la Alimentación y la Agricultura.

“Vemos que hay un aumento en la posibilidad de una crisis alimentaria. Nuestra región acumula siete años de muy bajo crecimiento. A partir de 2014 ha aumentado la pobreza. Con esta crisis que será la más grande en la historia de la región, sin duda va a haber un aumento de la pobreza extrema y el hambre”, explicó Alicia Bárcenas, la secretaria ejecutiva de la CEPAL. 

16 millones de latinoamericanos caerán en la pobreza extrema, hasta un total de 83,4 millones de personas, lo que hará que muchos de ellos tengan dificultades para acceder a comida 

Las agencias proponen un bono contra el hambre en forma de transferencias monetarias, canastas o cupones de alimentos a toda la población en situación de pobreza extrema por un período de seis meses, lo que tendría un costo estimado de 23.500 millones de dólares.

El Programa Mundial de Alimentos reparte toneladas de suministros en América Latina

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos ha pedido a los Gobiernos de la región que expandan los programas sociales para incluir a los más vulnerables como trabajadores informales y migrantes. 

La agencia subrayó un programa con el Gobierno de Colombia en el departamento de Arauca que ayuda a 42.000 venezolanos migrantes y a colombianos que están excluidos de los sistemas de protección. 

El Programa Mundial de Alimentos ha enviado ya más de 68 toneladas de suministros a 27 países de la región desde Panamá. En los próximos días enviarán más materiales desde China. El primero de esos vuelos llevará suministros médicos a Ecuador. 

La epidemia de COVID-19 en Venezuela sigue siendo “preocupante” 

La Organización Panamericana de la Salud considera que la situación de la epidemia de COVID-19 en Venezuela sigue siendo “preocupante” porque no se puede conocer con exactitud el número de casos y el origen de los contagios. 

La OPS está acompañando tanto al ministerio de Salud como a la Asamblea Nacional para hacer “análisis e intervenciones en los lugares prioritarios”. 

El doctor Ciro Ugarte, el responsable de emergencias de la Organización, explicó que “en general, existe una gran cantidad de casos de los cuales no se puede detectar etiología, el agente infeccioso que provoca una infección”.

En caso de pandemia, cuando hay casos clínicos compatibles se pueden asociar a COVID, pero muchos de ellos puede que no lo sean. “El número exacto o inclusive aproximado cuando el sistema de vigilancia y diagnóstico no está adecuadamente establecido es muy difícil de lograr”, subrayó.

En ese contexto, dijo, la flexibilización de las medidas de confinamiento y la reapertura de la economía se tienen que hacer de manera gradual y en zonas específicas donde se pueda vigilar adecuadamente. La OPS cree que en Venezuela se están siguiendo estas recomendaciones “con cautela” y esperan que si hay incrementos de casos se ajusten las medidas de control. 

Swisslatin / ONU Noticias (17.06.2020)