Print Friendly, PDF & Email
Un empleo atípico (WB)

Un empleo atípico (WB)

Según un estudio de la OIT, los empleos atípicos con frecuencia están asociados a mayores déficits de trabajo decente.

El informe « El empleo atípico en el mundo: Retos y perspectivas » publicado este lunes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aboga por nuevas políticas para mejorar la calidad de los empleos atípicos.

El informe constata un aumento de las formas atípicas de empleo a nivel mundial, que incluyen el empleo temporal, el trabajo a tiempo parcial, el trabajo temporal a través de agencia, la subcontratación, el trabajo por cuenta propia dependiente y las relaciones de trabajo ambiguas.

El empleo atípico no es nuevo

Las formas atípicas de empleo no son nuevas, pero se han convertido en una característica más generalizada de los mercados laborales contemporáneos por lo que la OIT trabaja para garantizar que todos los empleos ofrezcan a los trabajadores una remuneración adecuada y estable.

Además, asegurar « protección contra los riesgos profesionales, protección social y el derecho a organizarse y a negociar colectivamente, y que los empleados conozcan la identidad de su empleador», declaró Deborah Greenfield, Directora General Adjunta de Políticas de la OIT.

Mayor inseguridad de los ingresos

Los empleos atípicos pueden facilitar el acceso al mercado laboral. Además, si bien pueden ofrecer cierta flexibilidad a los trabajadores y a los empleadores, el informe advierte que el empleo atípico con frecuencia está asociado con una mayor inseguridad de los ingresos.

En países donde el empleo atípico está muy extendido, los trabajadores corren el riesgo de pasar de este tipo de empleo al desempleo. Los trabajadores en empleo temporal pueden estar sujetos a desventajas salariales de hasta 30 por ciento en comparación con los trabajadores permanentes que realizan trabajos similares.

En algunos casos, sobre todo cuando la modalidad contractual obstaculiza las relaciones laborales en el empleo, hay evidencias de que los trabajadores tienen dificultades para ejercer sus derechos fundamentales en el trabajo, o a tener acceso a las prestaciones de seguridad social y a la formación profesional. Las tasas de accidentes son más altas entre los trabajadores empleados en formas atípicas de empleo.

Poca inversión en formación

Existen evidencias que las empresas que hacen un mayor uso de las formas atípicas de empleo, tienden a invertir poco en la formación, tanto para los trabajadores temporales como para los permanentes, así como en tecnologías e innovación que permiten aumentar la productividad”, explicó Philippe Marcadent, Jefe del Servicio que realizó el informe.

“El uso extendido de las formas atípicas de empleo puede incrementar la segmentación del mercado laboral y producir una mayor volatilidad del empleo, con consecuencias sobre la estabilidad económica. La investigación muestra que los trabajadores temporales y los que realizan trabajo a pedido tienen mayores dificultades para acceder al crédito y a la vivienda, lo cual retrasa la formación de una familia”, agregó.

Las modalidades atípicas de empleo

El informe identifica las principales tendencias en las modalidades atípicas de empleo. En los países industrializados, la diversificación del trabajo a tiempo parcial en “muy pocas horas” o “trabajo a pedido”, incluyendo los contratos de “cero horas” (sin un mínimo de horas garantizadas), presenta paralelismos con el trabajo ocasional en los países en desarrollo.

En el Reino Unido, 2,5 por ciento de los empleados tenían contratos de cero horas a finales de 2015. En Estados Unidos, 10 por ciento de la población activa tiene horarios de trabajo irregulares o imprevisibles, como en el caso del trabajo a pedido, los trabajadores con los ingresos más bajos son los más afectados.

Trabajadores ocasionales

En Bangladesh e India, cerca de dos terceras partes del empleo asalariado es ocasional; en Mali y Zimbabue, uno de cada tres empleados es un trabajador ocasional. En Australia, donde el empleo ocasional es una categoría específica, uno de cada cuatro trabajadores está empleado como trabajador ocasional.

Los países asiáticos han experimentado un aumento de diversas formas de trabajo subcontratado, externalizado o en régimen de sesión temporal. En la industria manufacturera de India, los contratos de trabajo llegaron a 34,7 por ciento en 2011-12, a partir de niveles mínimos a principios de los años 1970.

Si bien las formas de trabajo atípico se han extendido, el informe constató importantes divergencias en su uso entre una empresa y otra, aún en el mismo país y sector. En las empresas del sector privado de más de 150 países, más de la mitad no hacían uso del contrato temporal, mientras que 7 por ciento lo utilizaban intensivamente (con más de la mitad de su fuerza de trabajo con contratos temporales).

Swisslatin / ILO News (14.11.2016)