Print Friendly, PDF & Email
Acoso laboral (Foto agencias)

Acoso laboral (Foto agencias)

La OIT destaca el tema del acoso sexual en el lugar de trabajo en ocasión del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo.

El lema este año para el Día Internacional de la mujer es  “Detener la violencia en el trabajo”. Esta forma de hostigamiento está presente en todos los países, como confirman cifras de la ONU en el caso de los países de la Unión Europea.

De acuerdo a esos datos de la ONU entre 40 y 50 por ciento de las mujeres son víctimas de propuestas sexuales indeseadas, contacto físico, insinuaciones verbales u otras formas de acoso sexual en su lugar de trabajo; en los países de Asia-Pacífico la incidencia es de entre 30 y 40 por ciento.  En Australia, el 25 por ciento de las mujeres han sido acosadas sexualmente en el lugar de trabajo.

En todas las profesiones y sectores

Los hombres también pueden ser víctimas de acoso sexual, pero es mucho menos frecuente.

“El acoso sexual y otras formas de hostigamiento y abuso – físico, verbal o psicológico –, la intimidación, la agresión, el estrés y la violencia relacionados con el trabajo afectan a todas las profesiones y sectores, y tanto a las mujeres como a los hombres”, señala Jane Hodges, Directora de la Oficina para la Igualdad de Género de la OIT.

“Sin embargo, no existe ningún tratado internacional en materia de derechos humanos que prohíba de manera explícita la violencia contra las mujeres, y la cuestión sigue estando mal definida y comprendida en el marco del derecho internacional relativo a los derechos humanos”.

Faltan denuncias

Uno de los principales problemas es que muchas mujeres no denuncian el acoso por temor a perder su empleo. El costo para los trabajadores está representado por un aumento del estrés, la pérdida de la motivación y un incremento del riesgo de accidentes en el trabajo. “La violencia y el acoso en el lugar de trabajo constituyen un obstáculo importante para que las mujeres tengan acceso y logren progresar en los mercados laborales. Erosiona las condiciones decentes de trabajo”.

La definición de la OIT sobre el acoso sexual es cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico de naturaleza sexual u otro comportamiento basado en el sexo, que afecta la dignidad de las mujeres y de los hombres, el cual no es deseado, irrazonable y ofensivo para el destinatario.

También, el rechazo de una persona, o la sumisión a ella, siendo este comportamiento utilizado, explícita o implícitamente, como fundamento de una decisión que afecta el trabajo de esa persona.

Un tema de derechos humanos

Se trata de un comportamiento que crea un entorno laboral intimidatorio, hostil o humillante para el destinatario.

“Es un tema de derechos humanos, así como un problema de salud, de educación y socio económico. La violencia en el lugar de trabajo es un problema oculto, pero con consecuencias muy tangibles”, insiste Jane Hodges, Directora de la Oficina para la Igualdad de Género de la OIT.

“Una parte del desafío consiste en cambiar las actitudes. Muchas personas quitan importancia al problema, reduciéndolo a sólo un poco de diversión. Pero, el acoso sexual tiene efectos dañinos en muchos niveles, concluye Hodges.

Swisslatin (07.03.2013)