Print Friendly, PDF & Email

El Director General de la OIT, Guy Ryder, en la apertura de la 107ª sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT). (foto ILO news)

La Conferencia anual de la OIT abordara durante dos semanas una agenda que incluye la violencia en el lugar de trabajo, las mujeres en el trabajo, el diálogo social, la aplicación de normas y la cooperación para el desarrollo.

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder, advirtió hoy sobre la necesidad de abordar el desafio planteado por “una mayor tensión en el mundo”, al intervenir en la sesión de apertura de la 107ª sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT).

En su discurso pidió a los delegados que asisten a este encuentro anual mostrar “el espíritu del tripartismo, el compromiso y el consenso” que consideró “un requisito para el éxito de esta Conferencia y de la OIT”.

Ryder habló del creciente desafío a la cooperación internacional a través del multilateralismo. Al referirse a “un nuevo brutalismo” en el mundo, expresó su firme convicción de que “nuestra Organización y nuestra Conferencia deben ser un baluarte contra esa realidad, a través de su propia conducta y por los resultados que logra”.

En este escenario, dijo, el debate de la Conferencia sobre el diálogo social es oportuno y ofrece la posibilidad de mejorar su uso como un instrumento para hacer frente a las transformaciones que tienen lugar en el mundo del trabajo.

La Conferencia Internacional del Trabajo establece las políticas generales de la Organización Internacional del Trabajo y se reúne una vez al año en Ginebra, Suiza. El “parlamento mundial del trabajo” reúne a más de 5.000 delegados gubernamentales, de trabajadores y empleadores de los 187 Estados miembros de la OIT.

En cuanto a la discusión que se realizará sobre la violencia y el acoso en el lugar de trabajo, el Director General hizo un llamamiento a los delegados para que abran “el camino para garantizar que los lugares de trabajo estén libres de violencia y hostigamiento”.

Subrayando la necesidad de actuar contra todas las formas de violencia y acoso en el trabajo, incluido el acoso sexual, que ha sido puesto de manifiesto por la campaña “Me too” (yo también), alentó a los delegados a producir resultados que realmente hagan la diferencia.

Durante la Conferencia, una comisión especial formada por representantes de de gobierno y de organizaciones de trabajadores y de empleadores sostendrá una primera discusión sobre la posibilidad de adoptar un nuevo instrumento de la OIT para combatir la violencia y el acoso en el trabajo.

De cara al futuro, Ryder anunció un importante informe que publicará la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo a principios del próximo año, y agregó que “el futuro del trabajo también significa el futuro de la OIT”.

Ryder también se refirió a su informe “Iniciativa sobre las mujeres en el trabajo: El impulso por la igualdad”, que exige acciones innovadoras para cerrar la persistente brecha de género, y que será discutido durante esta Conferencia.

Agregó que su informe anual sobre “La situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados ” tiene pocas cosas positivas que informar sobre la situación laboral, pero señaló que existe un potencial importante para la acción de la OIT en busca de mejorar la realidad de los trabajadores.

Swisslatin / ILO news (29.05.2018)