>
>
Print Friendly
Monseñor Romero en 1970 (UN)

Monseñor Romero en 1970 (UN)

Asesinado en 1980, el prelado denunció las violaciones de los derechos humanos de los más vulnerables de El Salvador.

Con ocasión del La ONU del Día Internacional del Derecho a la Verdad y para la Dignidad de las Víctimas, la ONU celebró una jornada en la que rindió homenaje a Monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980.

Monseñor Romero denunció activamente las violaciones de los derechos humanos de las personas más vulnerables de El Salvador, por ello, en esta fecha Naciones Unidas recuerda que todas las víctimas del mundo tienen derecho a saber la verdad sobre los abusos que las hayan afectado.

La verdad beneficia a las comunidades

En su mensaje para la ocasión, el Secretario General de la ONU señaló que la verdad también beneficia a las comunidades en su conjunto porque constituye una salvaguarda contra la repetición de las atrocidades.

“El derecho a la verdad está estrechamente vinculado al derecho a la justicia”, apuntó Ban Ki-moon.

Indicó que la ONU apoya los esfuerzos por esclarecer la verdad y devolver la dignidad a las víctimas, como las comisiones de investigación y los procesos de examen que documentan las violaciones de derechos humanos y formulan recomendaciones para garantizar la rendición de cuentas y la reconciliación.

Celebración de consultas inclusivas

Ban subrayó que Naciones Unidas ha abogado por la celebración de consultas inclusivas y genuinas con las víctimas y los grupos afectados.

Como ejemplo de ello citó los casos de Colombia, Túnez, Mali, Sri Lanka, Nepal y Sudán del Sur.

El titular de la ONU aseveró que se requiere la participación de las víctimas en todas las etapas de los procesos de justicia y enfatizó que estos deben reconocer la necesidad de medidas de reparación.

Protección de las víctimas y los testigos

Llamó también a establecer mecanismos adecuados para la protección de las víctimas y los testigos, y pidió preservar los archivos y otros documentos relativos a las violaciones de los derechos humanos para asegurar que no se distorsionen los registros históricos y se preserve la memoria.

“En este día, insto a los Estados a que adopten medidas para promover la verdad, la justicia y las reparaciones para las víctimas, lo que es crucial para que no se repitan las violaciones graves de los derechos humanos. Hagamos más por proteger los derechos humanos y la dignidad de las personas”, concluyó Ban.

Derecho individual y colectivo

El derecho a la verdad es un derecho tanto individual como colectivo. Las víctimas tienen derecho a conocer la verdad sobre las violaciones que se cometen contra ellas, pero la verdad también debe difundirse más ampliamente para evitar que estas se repitan.

La ONU apoya los mecanismos de búsqueda de la verdad, como, por ejemplo, las comisiones de la verdad, para promover la justicia, proponer reparaciones y recomendar reformas de instituciones abusivas. El nombramiento del Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, decidido el año pasado por el Consejo de Derechos Humanos, ha contribuido a los esfuerzos desplegados para hacer justicia, brindar vías de recurso a las víctimas y promover el estado de derecho.

Swisslatin / UN News (25.03.2013)


>