Print Friendly, PDF & Email
Un crimen contra la humanidad (Foto UN)

Un crimen contra la humanidad (Foto UN)

Expertos de la ONU instan a los gobiernos a eliminar todos los obstáculos en la búsqueda de los desaparecidos.

Dos grupos de expertos en desapariciones forzadas de Naciones Unidas exhortan a los Estados a “eliminar todos los obstáculos” para ayudar a las investigaciones sobre la suerte de las personas desaparecidas.

En el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, el Comité contra las Desapariciones Forzadas y el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias instan a los Gobiernos a apoyar a los familiares de los desaparecidos mediante la eliminación de todos los obstáculos que dificulten la búsqueda de sus seres queridos, incluyendo la apertura de todos los archivos, especialmente los archivos militares.

Muchos casos pendientes

“Más de 43.000 casos, la mayoría de los cuales datan de décadas pasadas, permanecen pendientes en el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias de Naciones Unidas. Estos casos permanecen abiertos por diversas razones, en especial porque los familiares no tienen apoyo para averiguar que sucedió con sus seres queridos.

La búsqueda de personas desaparecidas y, en muchos casos, la debida identificación de restos descubiertos, es el pedido más urgente y uniforme de los familiares, quienes sobrellevan un sufrimiento tremendo en su larga espera por conocer la suerte o el paradero de sus seres queridos.

Muchos familiares se enfrentan a obstáculos injustificados en su búsqueda, debido a la falta de voluntad política, o porque las investigaciones son insuficientes e inadecuadas.

El ejemplo de las Abuelas de Plaza de Mayo

La reciente reunión de Estela de Carlotto, presidenta de la organización de derechos humanos argentina Abuelas de Plaza de Mayo, con su nieto después de una búsqueda de 36 años muestra que, con buena voluntad, cooperación y compromiso, es posible obtener un resultado positivo, incluso muchos años después de producirse una desaparición.

La transparencia y el intercambio de información es una excelente demostración de voluntad política, por lo que hacemos un llamamiento a los Estados para abrir inmediatamente todos los archivos, incluidos los archivos militares, que pueden contener información relacionada con el paradero de las personas desaparecidas.

El derecho a saber lo que ocurrió

Los Estados deben garantizar que los familiares, sus representantes y todas las personas con un interés legítimo en saber lo que ocurrió, tengan total e inmediato acceso a los mecanismos nacionales, regionales e internacionales encaminados a establecer la verdad sobre las desapariciones. Esto no sólo significa la eliminación de obstáculos para el acceso a estos mecanismos, sino también promover activamente y facilitar su utilización.

También es esencial expandir el uso de los avances y experiencias forenses y las pruebas de ADN, y hacer una utilización apropiada de todas las técnicas tecnológicas y científicas disponibles.

La Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas es clara: las familias y los amigos de una persona desaparecida son víctimas y tienen el derecho a conocer la verdad sobre las circunstancias de la desaparición forzada, la evolución y los resultados de la investigación, y fundamentalmente, el destino de la persona desaparecida.

Investigar hasta el final

Por esta razón, el Comité contra las Desapariciones Forzadas alienta a los Gobiernos, cuando corresponda, a crear organismos ad hoc y unidades especializadas para investigar los casos de desaparición forzada, y a crear bancos de ADN nacionales que contengan muestras genéticas de todos los casos reportados.

El tiempo de promesas ha pasado. Es el momento de actuar. Los Estados deben abordar con urgencia la angustia de los familiares de los desaparecidos y revitalizar las investigaciones sobre casos de desapariciones.

Se lo debemos a los desaparecidos y a sus familiares y amigos que despiertan todos los días con la esperanza de conocer la suerte y el paradero de sus seres queridos”.

Swisslatin / UN News (30.08.14)