Print Friendly, PDF & Email
Vista del Palacio de la ONU en Ginebra (UN)

Vista del Palacio de la ONU en Ginebra (UN)

En una época de múltiples crisis, el rol de las Naciones Unidas, cuestionado por algunos, sigue siendo esencial.

En medios de epidemias, guerras regionales y del incremento de la intolerancia étnica y religiosa en el mundo, las Naciones Unidas celebran su día, donde el organismo reafirma su compromiso a favor de los marginados y personas vulnerables.

Para su principal timonel, su Secretario General, Ban Ki-moon, la labor de las Naciones Unidas resulta más necesaria que nunca en esta época de múltiples crisis: la pobreza, la enfermedad, el terrorismo, la discriminación y el cambio climático se están cobrando un elevado precio.

“Millones de personas siguen padeciendo situaciones de explotación deplorables debido al trabajo servil, la trata de seres humanos, la esclavitud sexual o las condiciones peligrosas en las fábricas, los campos y las minas. La economía mundial sigue siendo un terreno en el que no todos actúan en pie de igualdad,” subraya en su mensaje.

Su fundación marcó un hito

La fundación de las Naciones Unidas constituyó un solemne compromiso con la población del mundo de poner fin a esos atropellos de la dignidad humana y abrir el camino a un futuro mejor. “Hemos sufrido reveses dolorosos, y queda mucha tarea por delante para que la visión plasmada en la Carta se haga realidad, pero nuestros logros nos pueden infundir ánimos”, destaca Ban Ki-moon.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas han inspirado la campaña contra la pobreza de mayor éxito en la historia. Los tratados de las Naciones Unidas sobre la desigualdad, la tortura y el racismo han protegido a las personas, mientras que otros acuerdos han salvaguardado el medio ambiente.

El importante rol humanitario

En particular Ban Ki-moon subraya el rol humanitario de la ONU y de sus diferentes agencias, como el actuar del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas que se ha interpuesto entre fuerzas hostiles, en los diferentes conflictos políticos que vive el mundo; el caso de los cascos azules.

“Nuestros mediadores han resuelto controversias y nuestros trabajadores humanitarios han prestado asistencia que ha salvado vidas”, señala.

El Secretario General llama “en este momento crucial”, a reafirmar el compromiso de hacer fuertes a los marginados y los vulnerables. “En el día de las Naciones Unidas, exhorto a los gobiernos y a los particulares a que trabajen de consuno en pro del bien común”, concluye Ban Ki-moon en su mensaje por este nuevo día internacional de la ONU.

Swisslatin / Alberto Dufey (24.10.2014)