Print Friendly, PDF & Email

Planta de coca. (foto UNODC)

El gobierno de Colombia y la Oficina de la ONU Contra la Droga y el Delito (UNODC) firmaron un  histórico acuerdo para abordar la reducción del cultivo y la producción de coca que impulsaron el conflicto en el país.

“Esta es una oportunidad única para cambiar el rumbo del cultivo de coca en Colombia y ayudar a los agricultores a adoptar el desarrollo alternativo”, declaró Yury Fedotov, director ejecutivo de UNODC, durante la presentación de la nueva iniciativa en Ginebra este viernes.

El proyecto, valorado en 215 millones de dólares, está diseñado para supervisar la política del país de reducir los cultivos ilícitos y fortalecer el desarrollo rural, como parte de los esfuerzos actuales para construir la paz.

Estos objetivos serán impulsados principalmente a través del desarrollo alternativo: el proceso de alentar a los agricultores a cultivar productos legales como el cacao, las especiales y el café. La UNODC ha fomentado este tipo de programas en países como Colombia, Perú y Bolivia desde hace 30 años, pero el nuevo proyecto de cooperación intensificará el apoyo para la persuadir a las comunidades locales a renunciar voluntariamente al cultivo de coca.

“Felicito calurosamente al gobierno colombiano no solo por sus incesantes esfuerzos para encontrar la paz, sino también por su reconocimiento de que la búsqueda de la paz requiere soluciones tangibles a los crímenes que alimentan el conflicto”, dijo Fedotov.

La cocaína fue una de las principales fuentes de financiamiento del conflicto en Colombia. El reciente informe del sistema integrado de monitoreo de cultivos ilícitos de la UNODC en el pais, descubrió que 146,000 hectáreas de tierras de cultivo estaban destinadas a esta planta.

Swisslatin /  ONU news (06.11.2017)