Print Friendly, PDF & Email

Personal especializado detectando minas antipersonales, para luego ser retiradas. (foto de archivo ONU)

El histórico tratado antiminas que conmemora esta semana 21 años de su labor humanitaria y de desarme, acoge con beneplácito la noticia de que América se encuentra un paso más cerca de convertirse en una región libre de minas antipersonal.

“Chile se enorgullece en anunciar que después de casi dos décadas de arduas labores, los miembros de sus Fuerzas Armadas han despejado todos los campos minados dentro del territorio nacional al eliminar las ‘últimas minas antipersonal’ en la Quebrada Escritos, en la región de Arica y Parinacota, cumpliendo así sus labores dentro de la fecha límite impuesta en virtud de la Convención de Ottawa”, dijo el Coronel Juan José López Demuth, Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Desminado de Chile (CNAD), refiriéndose a las labores finalizadas el 27 de febrero, y realizadas completamente con recursos nacionales.

En total, Chile despejó 195 áreas, 89 en la Región de Arica y Parinacota, 8 en la Región de Tarapacá, 2 en la región de Valparaíso, 1 en la Región Metropolitana y 28 en la Región de Magallanes y Antártica Chilena, destruyendo 177.725 minas.

Chile es un ejemplo de compromiso constante en el cumplimiento de obligaciones adquiridas bajo la Convención” dijo Juan Carlos Ruan, Director del secretariado del tratado en Ginebra. “El proceso de desminado en Chile fue arduo, con terrenos y condiciones climáticas difíciles que iban desde el calor extremo del desierto y sus dunas cambiantes, hasta el frío del antártico. Chile consideró de manera responsable las cuestiones ambientales, y priorizó la seguridad de sus desminadores. Es un buen precedente encontrar Estados Parte que siguen fieles a su compromiso de cumplir con el objetivo humanitario de la Convención de poner fin al sufrimiento y los accidentes causados por las minas antipersonal”, añadió el Director.

El Presidente de la Convención también felicitó a Chile por lograr este importante hito. “La labor de Chile avanza la ambición suramericana de erradicar este flagelo de la región. Para los Estados afectados por las minas, incluido el mío, Chile es prueba de que lograr el desminado es posible”, dijo el Embajador del Sudán ante la ONU en Ginebra S.E. Osman Abufatima Adam Mohammed. “Exhorto a los Estados Parte en condición de hacerlo, a que apoyen a los países restantes en las Américas para cumplir así con la ambición de un mundo libre de minas de aquí al 2025 en tantos países como sea posible” añadió.

La declaración oficial ante la comunidad internacional tendrá lugar en Ginebra, durante la reunión de los Estados Partes de la Convención en junio.

Chile presidió la Convención en 2016. La contaminación en Chile ocurrió en la década de los 70 y se concentró a lo largo de sus fronteras. En las Américas quedan solo cuatro países con obligaciones de desminado: Argentina, Colombia, Ecuador y Perú. Los dos últimos han indicado que de contar con el apoyo de la comunidad internacional podrían finalizar operaciones de aquí al 2025.

La Convención de Ottawa fue adoptada en 1997 y entró en vigor el 1 de marzo de 1999. El tratado cuenta con 164 Estados Parte que representan más del 80% de los países del mundo; en conjunto estos Estados han destruido más de 52 millones de minas antipersonal almacenadas en arsenales, y liberado millones de metros cuadrados de tierra que alguna vez estuviese contaminada.

Swisslatin / Convencion Antiminas prensa