Print Friendly, PDF & Email
terreno minado

(foto Monitor)

En un mundo en guerra en varias partes del mundo, la reunión de los Estados Partes de la Convención de Ottawa para la erradicación de las minas antipersonas, que se reúne esta semana en Ginebra, puede aparecer para algunos, un tanto anacrónica, pero es la única instancia multilateral que permite verificar el cumplimiento de este tratado.
Ochenta y siete Estados Parte han declarado oficialmente la destrucción total de los almacenamientos, y colectivamente se destruyeron más de 46 millones de minas antipersonales almacenadas.

En este panorama, sólo la región de Centroamérica ha sido declarada libre de minas terrestres, pero en cambio en Sudamérica queda mucho trabajo aún por hacer en las fronteras de Venezuela Colombia, Ecuador, Perú y Chile, según explica el oficial  de implementación del tratado, Juan Carlos Ruan (ver vídeo).

Los malos alumnos

Tres Estados Parte están dentro de la violación del Tratado, fallando en la destrucción completa de sus almacenamientos dentro de los cuatro años plazo que les fue impartido: Belarús, Grecia y Ucrania, según el Informe del Monitor de Minas Terrestres 2012.

Se aplicaron 37 programas de acción de minas a nivel mundial, que destruyeron más de 325,000 minas antipersonales y cerca de 30.000 minas anti vehículos, liberando al menos 190km2 de territorio.

Un total de 19 Estados Parte han reportado su finalización de obligaciones al despejar las áreas de minas antipersonales. De los otros 45 Estados Parte con obligaciones pendientes identificadas, 27 han garantizado al menos un periodo de expansión, entre ellos Chile y Perú.

Solo un gobierno – Siria – ha utilizado minas antipersonales el 2012, alcanzando el punto más bajo desde que firmaron el Tratado de Prohibición de Minas en 1997, de acuerdo al Cuatro gobiernos utilizaron minas antipersonales el 2011 (Israel, Libia, Myanmar y Siria).

Asistencia a los sobrevivientes

La reunión de los Estados Partes de la Convención de Ottawa en Ginebra, implica a su vez, nuevos desafíos para la disponibilidad y accesibilidad de asistencia y servicios para los sobrevivientes de las minas antipersonas.

Al menos 12 países el 2011, principalmente debido al declive de asistencia internacional y nuevos o intensificados conflictos, necesitan programas de ayuda para los civiles afectados por estas explosiones.

Un total de 4.286 nuevas víctimas de minas terrestres y explosivos remanentes de la guerra se registraron en el año 2011, o aproximadamente 12 víctimas diarias contra las 32 víctimas diarias registradas el 2001.

En algunos de los países más afectados por las minas terrestres y explosivos remanentes de guerra, tales como Afganistán, Camboya y Colombia, el informe nota un progreso real en la reducción del número de víctimas y sufrimiento humano.

Nuevos países

El número de gobiernos que rechazan las minas antipersonales continúa creciendo con tres nuevos países – Finlandia, Sudán del Sur y Somalia – los cuales se unieron al Tratado de Prohibición de Minas desde Julio del 2011. La sucesión de Sudán del Sur y la accesión de Somalia significa que todos los países Africanos

A nivel mundial, 160 países son parte del tratado, que busca en Ginebra consolidar la destrucción de las minas antipersonas.

Swisslatin / Alberto Dufey (04.12.2012)